Regresa la calma: los precios de la energía en Europa se nivelan tras la crisis

Red eléctrica. / Pixabay.
Red eléctrica. / Pixabay.
Los precios han retrocedido a niveles similares a los previos a la crisis, ofreciendo un respiro tanto a los consumidores como a los reguladores económicos.
Regresa la calma: los precios de la energía en Europa se nivelan tras la crisis

Después de meses de incertidumbre y fuertes oscilaciones, el mercado energético europeo parece haber encontrado una senda de estabilidad. Según expertos del sector, los precios del gas natural y la electricidad han regresado a niveles comparables con los de antes de la crisis energética que sacudió al continente.

El precio del gas natural, utilizado ampliamente para la generación de electricidad, ha descendido hasta situarse este jueves alrededor de los 23 euros por megavatio hora (MWh) en el mercado holandés TTF, una cifra similar a la registrada en la primavera de 2021. Este retroceso marca el fin de una escalada de precios que alcanzó su punto máximo en agosto de 2022, cuando superó los 300 euros debido a la preocupación por posibles interrupciones en el suministro ruso.

A pesar de algunos contratiempos en el flujo de gas noruego, los fundamentos del mercado siguen siendo favorables para una tendencia a la baja en los precios, con reservas más altas de lo habitual gracias a las temperaturas moderadas en el continente.

Proyecciones de descenso

En el ámbito eléctrico, la situación también muestra signos alentadores. Los precios se han estabilizado en torno a los 50 euros por MWh en España, con proyecciones de descenso en los próximos meses. Este panorama favorable se debe en parte al aumento de la capacidad de generación renovable, especialmente la solar fotovoltaica, que está contribuyendo a reducir la dependencia de combustibles fósiles más caros.

Expertos señalan que esta tendencia a la baja en los precios de la energía podría tener un impacto positivo en la economía europea, permitiendo una reducción en la inflación y proporcionando margen al Banco Central Europeo (BCE) para ajustar los tipos de interés.

Aunque persisten desafíos, como el estímulo de la demanda y la necesidad de implementar tecnologías de almacenamiento energético, el panorama actual ofrece un respiro después de meses de volatilidad e incertidumbre en el mercado energético europeo. @mundiario

Comentarios