¿Quién le pone el cascabel al gato de la reducción del gasto público?

Pablo Casado. / esRadio
Pablo Casado. / esRadio

El PP lleva muy mal estar en la oposición. Muchos de sus componentes en el Congreso de los Diputados se echan al monte, se vuelven montaraces y se convierten en el “partido del odio”.

¿Quién le pone el cascabel al gato de la reducción del gasto público?

Recuerden al exministro de Hacienda Cristóbal Montoro cuando estaba en la oposición: “Que caiga España, que ya la levantaremos nosotros”. Hoy la oposición en España tiene al frente a Pablo Casado, que ha perdido las elecciones dos veces; España no estaba para ir a unas terceras elecciones; Pedro Sánchez declara que no dormiría tranquilo con Podemos; el PSOE necesitaba unas pocas abstenciones del PP para formar gobierno,  el PP no las cedió (como hizo el PSOE para que gobernase Rajoy) y por ello Casado deja que Podemos entre en el Gobierno. Ahora en el PP todo son insultos por gobernar el PSOE con Podemos, con el apoyo de los separatistas. Pablo Casado le ha dedicado al presidente del Gobierno hasta 19 insultos, a cual peor: felón, okupa, traidor salieron de sus labios sin el menos rubor.

Otros diputados del PP siguen la misma línea sin despeinarse: Cayetana Álvarez de Toledo (que ha dejado “perlas” de declaraciones en la hemeroteca), Cuca Gamarra, González Terol, Rafael Hernández, etc. El PP transmite al pueblo esa sensación de odio permanente, sin posibilidad de ponerse de acuerdo mínimamente para arreglar los problemas del país, sin llegar a acuerdos mínimos para lo que se nos viene encima: la reconstrucción de la economía del estado después de levantar la suspensión del trabajo por el coronavirus.

Un enfrentamiento entre los dos grandes partidos de España que no lleva a ningún lugar. Las elecciones siguientes serán igualmente con muchos partidos, con votos muy repartidos, donde los dos más grandes necesitarán de acuerdos con partidos afines para gobernar, pero aún así necesitarán de algunas abstenciones del partido de la oposición. Si el PP gana las próximas elecciones para gobernar necesitará los votos de los partidos próximos y dado el reparto de escaños seguramente alguna abstención de la oposición. ¿Le dará el PSOE esos votos necesarios para gobernar o irán a otras elecciones?

Mientras tanto, las importantes decisiones que obligatoriamente deben tomarse para reducir el Déficit público, para bajar la Deuda pública, para eliminar los gastos suntuarios:  la reforma del estado en cuanto a eliminar senado (sustituido por reuniones de presidentes autonómicos), eliminar diputaciones cabildos, empresas públicas improductivas etc. siguen sin tomarse y en el momento que España no tenga más crédito (deje de pagar la deuda o sus intereses)  llegarán los hombres de negro y las primeras decisiones que tomarán será las más fáciles: bajar los subsidios del paro, reducir las pensiones o menos gastos en sanidad y educación entre otros.

Resumiendo: con una oposición montaraz no se va a ningún sitio. Los dos grandes partidos deben tener un objetivo común: 1) gobernar para solucionar los problemas de la nación; 2, tomar las medidas necesarias para reducir déficit y deuda, cambiando la ley electoral y la Constitución (si fuese necesario) con el fin de eliminar los gastos improductivos, y 3) adoptar decisiones a sabiendas de que el partido que tome medidas impopulares está condenado a perder las elecciones siguientes (tal vez por eso no se haga nada) y ambos partidos piensen mucho quién le pone el cascabel al gato. @mundiario

¿Quién le pone el cascabel al gato de la reducción del gasto público?
Comentarios