Buscar

MUNDIARIO

La recuperación avanza pero el mercado laboral hace de menos a las mujeres

Cada dato de crecimiento y recuperación conlleva casi intrínsecamente que la situación de las trabajadores se deteriore un poco más.

La recuperación avanza pero el mercado laboral hace de menos a las mujeres
Oficina de empleo. / RRSS
Oficina de empleo. / RRSS

Los tentáculos de la crisis han ido expandiéndose poco a poco hasta llegar al sector de los servicios, en el que las mujeres tienen más presencia que en cualquier otro. Al principio, eran los hombres la mayoría en la lista de desempleados ya que los primeros sectores goleados fueron la construcción y sus industrias auxiliares. Con la recuperación la balanza ha cambiado de inclinación y ahora son las mujeres las que han perdido presencia en los despachos.

Entre octubre y diciembre de este año, la tasa de paro entre las mujeres era ya del 18%, mientras que la de los hombres ya no pasaba ni siquiera del 15%. Sí que se siente la recuperación y los buenos datos económicos son palpables, pero el patrón en España sigue siendo el mismo.

La tasa de paro es, junto a las diferencias salariales entre hombres y mujeres, la mayor brecha de género en el mercado laboral. No se tienen datos sobre cuál ha sido el comportamiento este año, pero en 2016 al menos la diferencia se redujo levemente, pues pasaron de ganar 478 euros menos que ellos en 2015 a 414 euros menos.

Aquella no obstante es una media. Es mejor prestar atención a la distribución de los salarios bajos y altos. De acuerdo a la última encuesta anual de coste laboral, publicada en noviembre y elaborada con datos del año pasado, la cantidad de mujeres que no llegan a los 1.000 euros de sueldo suma el doble que la de los hombres, llegando a más de dos millones. La relación llega incluso a ser de tres por uno cuando se comparan a aquellas con un sueldo inferior de 710 euros.

La notable diferencia se deba a que el empleo precario, es decir el peor pagado, tiene mayores consecuencias para las mujeres que para los hombres. Son las mujeres precisamente quienes tienen la mayor parte de contratos temporales disponibles, los cuales intrínsecamente pagan menos que los fijos. Un trabajado indefinido recibe 11,97 euros por cada hora que trabaja, mientras que la de alguien con contrato fijo se paga a 15,6, de acuerdo a datos de 2015 citados por El País.

De igual forma son las mujeres las que más trabajan a tiempo parcial, pues son 700.000 de un total de 2,7 millones de empleados de este tipo. La tasa femenina con esta jornada es del 23%, mientras que la masculina es apenas del 7%. La cuota por hora de alguien que trabaja a tiempo completo es de 15,6 euros, mientras que la de aquellos de tiempo parcial es de apenas 10,4, de acuerdo a la más reciente encuesta trimestral de coste laboral, divulgada en el verano de este mismo año. @mundiario