Buscar

MUNDIARIO

La reactivación post-confinamiento recupera 569.600 empleos, pero aumenta el paro

La espiral de desgaste socioeconómico se hace evidente en una población que se ha apegado mucho a las ayudas estatales durante esta crisis.
La reactivación post-confinamiento recupera 569.600 empleos, pero aumenta el paro
Empleados en una tienda en Madrid / eleconomista.es
Empleados en una tienda en Madrid / eleconomista.es

Los españoles han vuelto al trabajo, pero eso no es señal ni síntoma de que la economía nacional se recupera a partir de la generación de empleo, pues aún hay muchas personas en situación de paro, el consumo se mantiene en estancamiento perenne con suaves repuntes y la pandemia sigue expandiéndose en su segundo ciclo en España.

Y es que la vuelta a la actividad tras el confinamiento se reflejó en el mercado laboral en la temporada verano con un fuerte aumento del número de ocupados (personas con empleo), unos 569.600 empleos más en el mejor trimestre desde que se tiene registro estadístico, pero el paro aumentó con 355.000 desempleados más, hasta los 3,7 millones y una tasa del 16,26%.


Quizás también te interese:

El Presupuesto español contra la pandemia prevé más gasto social y ajustes de impuestos


El desempleo en España pasó del 14,3%, cifra en la que se mantuvo contenido durante casi un año, pero ahora se descontroló y el Gobierno no ha logrado frenar su subida pese a haber aplicado estímulos fiscales, subsidios, el mecanismo de los ERTE (expedientes de regulación temporal de empleo) y liquidez de emergencia a las empresas para desacelerar la ola de despidos masivos. Evidentemente, esas medidas no funcionaron del todo.

Son dos caras de una misma moneda: la Encuesta de Población Activa (EPA), publicada este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y que refleja “una recuperación parcial del mercado laboral entre julio y septiembre, tras un segundo trimestre en el que se destruyeron más de 1 millón de empleos y otro millón de personas pasó a la inactividad: ni trabajó ni pudo buscar empleo”, precisa el estudio.

Entonces, la espiral de desgaste socioeconómico se hace evidente en una población que se ha apegado mucho a las ayudas estatales durante esta crisis, pero son fiscalmente insostenibles a largo plazo para el Gobierno, que tiene sus cuentas públicas en rojo con un déficit desbocado y una deuda prácticamente impagable. @mundiario