Buscar

MUNDIARIO

La reactivación de la economía europea se agiliza por la confianza de las empresas

Las compañías han mostrado buenos resultados corporativos y rendimientos en sus inversiones, compras de activos y reactivaciones de varias de sus líneas de negocios.
La reactivación de la economía europea se agiliza por la confianza de las empresas
Sede del Banco Central Europeo en Frankfurt, Alemania / La Vanguardia.
Sede del Banco Central Europeo en Frankfurt, Alemania / La Vanguardia.

Firma

Ricardo Serrano

Ricardo Serrano

El autor, RICARDO SERRANO, colaborador de MUNDIARIO, es un periodista venezolano especializado en política y economía con experiencia en diversos periódicos de Venezuela y un portal web de Argentina. @mundiario

Como si la pandemia ya se hubiese esfumado, así se perfila la tendencia administrativa, y política de los Gobiernos de Occidente a creer que el contexto de normalidad del sistema de vida en este hemisferio del globo ha regresado a su cauce de re-globalización, pero nada más lejos de la realidad.

Si bien las Bolsas de Valores en Europa y en Estados Unidos, las que controlan los flujos de capitales que determinan el comportamiento de la economía mundial, han entrado en fases de recuperación de ganancias, nuevas inversiones y expectativa de crecimiento por los mecanismos de reactivación empresarial y comercial en países que surten al mercado occidental de buenas cadenas de suministros, como Alemania, Francia, España y Estados Unidos, la zona euro aún está en recesión y seguirá estándolo durante lo que queda de 2020, aunque la confianza en la reapertura de los circuitos de consumo es ahora, incluso más que la gestión pública de los Estados en materia sanitaria, el factor clave que ha generado nuevos y más dinámicos movimientos en los mercados financieros, las empresas y las redes de consumo.

Está más que claro que Europa atraviesa una profunda crisis económica a causa del coronavirus, y a pesar de que no registra una aguda crisis de empleo como ocurre en el territorio de su ‘aliado-competidor’ al otro lado del Atlántico (EE UU), la confianza empresarial empieza a mejorar.

Las compañías han mostrado buenos resultados corporativos y rendimientos en sus inversiones, compras de activos y reactivaciones de varias de sus líneas de negocio, lo que ha causado un reacomodo de las estructuras de nóminas y puestos de trabajo en el sector privado europeo.

Por ello, la progresiva desescalada y relajación de las medidas de confinamiento en la mayoría de países (con Alemania, Francia, España y EE UU a la cabeza en Occidente) y la lenta recuperación de la actividad en mayo llevan al índice PMI de la consultora IHS Markit a sus mayores niveles de los últimos tres meses.

El estudio de esa firma, publicado este jueves, recoge, a través de encuestas, la percepción de los directores de compras de cientos de compañías en varios Estados de la zona euro. Abril fue el mes en que la demanda de adquisiciones corporativas a gran escala se contrajo y solo repuntó levemente la demanda de compras de activos de respaldo o instrumentos financieros de resguardo. Aun así, ahora mayo está siendo el mes del inicio de la recuperación.

Chris Williamson, economista jefe de IHS Markit, advierte que Europa no debe confiarse. “Probablemente algunas medidas de contención del virus continúen hasta que se encuentre un tratamiento eficaz o una vacuna”, dijo.

Además, lanza una previsión que no deja de ser alarmante: “El PIB caerá un 10% en el segundo trimestre y cerca de un 9% en el conjunto del año. El Banco Central europeo ya calculó un tamaño similar para la recesión, de entre un 5% y un 12% en 2020”.

Esa proyección implica que la economía de la eurozona se reducirá en 1.800 millones de euros al cierre de junio y 1.620 millones de euros en el total de 2020. El BCE eleva esa pérdida de riqueza hasta un techo de 2.160 millones de euros. Bruselas se mantiene expectante. @mundiario