Quiénes son, qué cultivan y por qué protestan los agricultores de España

Tractores en las carreteras españolas. / Mundiario
Tractores en las carreteras españolas. / Mundiario
El sector agrícola se ha manifestado durante toda la semana en decenas de ciudades españolas, evidenciando su descontento y demandando atención a sus preocupaciones.
Quiénes son, qué cultivan y por qué protestan los agricultores de España

La ola de protesta de los agricultores ha llegado a España y quienes trabajan en el campo se han manifestado durante toda la semana en decenas de ciudades. Este clamor tiene lugar a tan solo cinco meses de las elecciones europeas, un momento crucial en el que se delinean muchas de las normativas que regulan el quehacer diario de estos profesionales, desde las sustanciales subvenciones hasta las estrictas reglas de producción.

Los agricultores, que durante mucho tiempo han permanecido en la sombra, han salido a la luz con cifras y datos que muestran un sector complejo y, en ocasiones, desfavorecido. Se estima que casi la mitad del territorio español, alrededor de 24 millones de hectáreas, se considera superficie agraria útil. Sin embargo, más del 76% de esta superficie se destina al cultivo de secano, mientras que solo el 24% se beneficia del riego.

A pesar de la extensión del terreno dedicado a la agricultura, el sector se enfrenta a desafíos importantes. Un análisis reciente revela que el censo agrario de 2020 estimó que hay unas 900.000 explotaciones agrarias en España, con la mayoría de ellas gestionadas por pequeños propietarios, muchos de los cuales son perceptores de ayudas europeas. No obstante, este sector está altamente fragmentado, con más de la mitad de las explotaciones siendo de pequeña escala, con menos de 5 hectáreas de extensión.

La fuerza laboral agrícola, que actualmente ocupa a unas 770.000 personas según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), representa un 3,6% de la fuerza laboral total en España. Aunque estas cifras varían significativamente entre las distintas comunidades autónomas, con Murcia destacando con casi el 11% de su fuerza laboral en el sector agrario, y Madrid con tan solo el 0,3%.

Un pilar fundamental para el sector

El aumento de los costes de producción, especialmente de insumos como los fertilizantes, ha ejercido presión sobre los agricultores, cuyos márgenes de beneficio son particularmente sensibles a factores externos como la climatología y la fluctuación de precios. En este contexto, la Política Agrícola Común (PAC) de la Unión Europea se erige como un pilar fundamental para el sector, si bien las protestas recientes han puesto de manifiesto la necesidad de reformas que simplifiquen los procesos burocráticos y se centren en resultados tangibles.

A pesar de los desafíos, el valor de la producción agrícola en España alcanzó una cifra récord en 2023, superando los 32.000 millones de euros. No obstante, la productividad del trabajo agrícola en España sigue estando por debajo de la media europea, lo que subraya la necesidad de abordar las preocupaciones planteadas por los agricultores en las recientes protestas. @mundiario

Comentarios