¿Por qué Polonia frenó la circulación de miles de camiones ucranianos en su frontera?

Una fila de camiones. / RR SS.
Una fila de camiones. / RR SS.
Transportistas y agricultores polacos, respaldados por las autoridades, generan bloqueos en la frontera, dejando varados a conductores ucranianos bajo condiciones insalubres. El motivo: consideran a la competencia ucraniana como desleal.
¿Por qué Polonia frenó la circulación de miles de camiones ucranianos en su frontera?

Transportistas y agricultores polacos han llevado a cabo bloqueos en cuatro pasos fronterizos desde el 6 de noviembre, dejando a cientos de camiones ucranianos atrapados en Medyka, entre Polonia y Ucrania. Esta acción, respaldada por las autoridades polacas, alega que el libre movimiento de transporte ucraniano en la Unión Europea (UE) representa competencia desleal. La policía, ahora responsable del bloqueo, permite solo el paso de dos camiones cada dos horas, generando una espera promedio de seis días para cruzar la frontera.

Las condiciones para los conductores ucranianos son desfavorables, enfrentándose a temperaturas bajo cero, insalubridad, y la falta de servicios básicos como baños y comida caliente. Dos camioneros ucranianos ya han fallecido en sus vehículos sin que se notara la emergencia. La coordinación entre organizaciones de transportistas y agricultores polacos ha obtenido la aprobación del Gobierno para mantener el bloqueo hasta enero, buscando extenderlo hasta febrero.

El bloqueo se justifica argumentando que la libre circulación del transporte y productos agrícolas ucranianos en la UE representa competencia desleal, ya que disfrutan de los mismos derechos que las empresas de la UE sin cumplir con sus regulaciones. A pesar de afirmar que no detienen envíos de ayuda humanitaria ni transportes esenciales, los testimonios sugieren lo contrario. Conductores polacos de World Central Kitchen aseguran que incluso los convoyes de ayuda humanitaria deben enfrentar largas esperas.

El impacto económico para Ucrania es significativo, con pérdidas estimadas en más de 400 millones de euros en más de 20 días de bloqueo. A pesar de los intentos de negociación, el bloqueo persiste, y las autoridades ucranianas piden la intervención de la UE para supervisar la situación en la frontera.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, busca una solución política y espera un cambio de Gobierno en Varsovia para facilitar el acuerdo. Mientras tanto, la crispación aumenta en la frontera, con acusaciones de Rusia sobornando a los manifestantes polacos y mensajes populistas que generan tensiones entre ambos países.

La historia compleja entre Ucrania y Polonia, marcada por conflictos territoriales, resurge con este bloqueo, complicando aún más el camino de Ucrania hacia la adhesión a la UE. Las consecuencias humanitarias y económicas crecen mientras las autoridades buscan una salida a esta crisis fronteriza, que amenaza la relación entre dos naciones que compartían un pasado de buena vecindad y hospitalidad. @mundiario

Comentarios