¿Puede ser el Foro Atlántico un complemento del Foro Económico de Galicia?

Alberto Núñez Feijóo, Josep Piqué, Antón Costas y Amancio López Seijas. / Mundiario
Alberto Núñez Feijóo, Josep Piqué, Antón Costas y Amancio López Seijas. / Mundiario

Una figura clave es Antón Costas, un catedrático de Barcelona de origen gallego, que fue presidente del influyente Círculo de Economía y que pertenece a ambos foros gallegos.

¿Puede ser el Foro Atlántico un complemento del Foro Económico de Galicia?

En España, el mundo –la economía globalizada– suele verse desde Madrid. En consecuencia, la política exterior española acostumbra concebirse así, desde el centro. La periferia parece predestinada a pensar en sí misma. Frente a este modelo jacobino siempre ha plantado cara Barcelona, que tiene su propia mirada del mundo. Más recientemente, el desarrollo autonómico propició que también desde otras comunidades autónomas surgiesen miradas al exterior alternativas a las de Madrid, no solo desde instancias políticas sino también financieras, empresariales, académicas y periodísticas.

Galicia, más que llevar mucho tiempo mirando al mundo, lleva siglos poblando el mundo, hasta el extremo de que en el siglo XX solía decirse que la primera ciudad de Galicia no era Vigo –ni A Coruña–, sino Buenos Aires. La vieja emigración a América y al resto de Europa –glosada en su día por La Región Internacional– dio paso a otro modelo, que hoy se basa, por un lado, en la internacionalización de muchas empresas, entre ellas todas las que son proveedores de Inditex, un grupo coruñés líder en el mundo empresarial español, y por otro, en los jóvenes que emigran en busca de oportunidades. De hecho, se fue tanta gente durante la crisis que su número equivale al de los habitantes de una ciudad como A Coruña, lo cual es una barbaridad, teniendo en cuenta que es casi el 10% de la población de Galicia.

También la Xunta fue aprendiendo a mirar al mundo, con una acción política exterior ligada a Europa por los asuntos comunitarios y a América por las circunstancias de los gallegos emigrados, a fin de mantener viva su cultura pero, sobre todo, para echarle una mano a muchos gallegos que lo pasan mal en países como Cuba y Venezuela.

Galicia tiene, pues, en el exterior, a muchos paisanos –entre ellos grandes fortunas en países como México o Argentina–, multinacionales gallegas como Inditex, Pescanova, Coren, Copasa o San José, Abanca y poco más, dejando a un lado –claro– la economía del narcotráfico. En realidad, si se desmenuza el comercio exterior de Galicia, el grueso está en dos manos: Inditex y Citroën. Pero otras comunidades están peor, ya que aquí la diferencia la marca realmente el gigante Inditex.

A estas pequeñas y grandes cosas de Galicia en el mundo se suman ahora, solapándose, al menos cuatro debates de gran calado: 1) la guerra comercial entre China y EE UU, con graves consecuencias para Europa, que es donde se mueve básicamente la economía gallega, 2) el Brexit, cuyo alcance real se desconoce, 3) las consecuencias de la digitalización, y 4) la sostenibilidad del planeta, que en Galicia afecta de manera no proporcional a su reducida dimensión industrial, al estar aquí varias de las industrias más contaminantes de España. Es decir, con el 5% del PIB de España, Galicia es responsable del 15% de las emisiones españolas a la atmósfera.

Casi todos estos asuntos suelen ser objeto de estudio y de reflexión en el marco del Foro Económico de Galicia, que a menudo va por delante de las propias instituciones públicas y de entidades como las cámaras de comercio o las organizaciones patronales, a día de hoy en crisis. Pero tal vez su mirada cabe ensancharla desde el nuevo Foro Atlántico, siguiendo la estela del Círculo de Economía de Barcelona, de la mano, entre otros, de su ex presidente, el catedrático gallego afincado en Cataluña Antón Costas. @J_L_Gomez

El desembarco de Amancio López Seijas

Galicia no es un país rico pero está reduciendo su atraso. Y no solo el económico, glosado en su día por el profesor Xosé Manuel Beiras. También mira al atraso por el retrovisor cuando, desde la sociedad civil, es capaz de activar palancas de debate y de diálogo, poniendo encima de la mesa los asuntos propios de este siglo. Incluso haciéndolo con sesgos ideológicos determinados –el liberalismo y la socialdemocracia en el caso del Foro Atlántico–, da pie para que otros complementen esta nueva oferta.

Con cierta experiencia en la organización de debates en Barcelona, Hotusa es un importante grupo holetero propiedad del empresario gallego Amancio López Seijas, que desembarca ahora en Galicia con un nuevo sello, Foro Atlántico, cuyo gran atractivo reside en su vocación de profundizar en las relaciones políticas y económicas entre Europa, América y África. Lo hará desde el Gran Hotel de A Toxa, ahora propiedad de Hotusa, tras toda una vida ligado al desaparecido Banco Pastor. En octubre ya estará en marcha. @mundiario

–––––––– PROTAGONISTAS ––––––––

> Amancio López Seijas, presidente de Hotusa.- Es la viva metáfora del gallego hecho a sí mismo desde abajo, que triunfa fuera –en su caso en Barcelona– y vuelve a casa. Maneja cifras de facturación por encima de los 1.000 millones, emplea a miles de personas y le gusta dar la cara debatiendo.

> Antón Costas, catedrático de Economía.- Profesor y consejero de empresas, fue presidente del Círculo de Economía de Barcelona y ahora mantiene una doble militancia en el Foro Económico de Galicia y en el Foro Atlántico, del que será vicepresidente y su alma socialdemócrata. 

> Josep Piqué, ex ministro.- Este político ligado al PP, que fue ministro con José María Aznar, posteriormente consejero y CEO de grandes empresas, es ya el presidente del Foro Atlántico, donde será el abanderado de su corriente liberal. Mariano Rajoy tendrá a quien llamar.

> Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta.- Su aval al Foro Atlántico fue público y podría decantar a su favor otros eventos económicos casi ultimados. En su presentación, un acto de grandes ideas, bajó demasiado a la política pequeña pero estuvo fino al defender la democracia sin apellidos.

¿Puede ser el Foro Atlántico un complemento del Foro Económico de Galicia?
Comentarios