¿Puede la Junta Única de Resolución hacer desaparecer un banco como el Popular, en teoría solvente?

Edificio del Banco Popular.
Edificio del Banco Popular.

Creada en enero de 2015, su función es garantizar la resolución ordenada de bancos en crisis con el menor impacto sobre la economía real y las finanzas públicas de los países de la UE participantes y terceros. Su sede está en Bruselas.

¿Puede la Junta Única de Resolución hacer desaparecer un banco como el Popular, en teoría solvente?

El Banco Popular tenía 147.000 millones de euros en activos, 11.948 empleados y 1.739 oficinas. Sobre el papel, era una entidad financiera solvente, aunque con unos niveles de capital ajustados. Por ese lado no podía ser intervenido.

Simultáneamente, el Banco Popular se quedó sin liquidez el martes 6 de junio, con lo cual no podría operar al día siguiente. No lo hizo. Lo decidió la llamada Junta Única de Resolución (JUR) europea, algo que nadie sabe muy bien qué es. Ni siquiera los financieros. Tampoco la prensa especializada.

Creada en enero de 2015, su función es garantizar la resolución ordenada de bancos en crisis con el menor impacto sobre la economía real y las finanzas públicas de los países de la UE participantes y terceros. Su sede está en Bruselas. Pero, ¿puede la Junta Única de Resolución hacer desaparecer un banco como el Popular, en teoría solvente?

A petición propia, Luis de Guindos, ministro de Economía, comparecerá este lunes en la Comisión de Economía del Congreso para informar sobre el proceso de venta del Popular al Santander por un euro acordada por la Junta de Resolución y el FROB. ¿Sabrá preguntar la Oposición?

Las principales tareas de la Junta Única de Resolución son establecer normas y procedimientos habituales para la resolución de las entidades; tomar decisiones sobre las resoluciones en el seno de la Unión Bancaria mediante un procedimiento uniforme para ayudar a mantener la confianza del mercado; establecer unos mecanismos de resolución que comporten credibilidad y viabilidad; eliminar los obstáculos a la resolución para conseguir un sistema bancario más seguro en Europa; minimizar el coste de la resolución y evitar toda destrucción de riqueza que no sea necesaria para alcanzar los objetivos de la resolución; facilitar beneficios importantes a los contribuyentes, bancos y titulares de depósitos, y fomentar la estabilidad económica y financiera a escala de la UE.

Por algún agujero de este cajón de sastre que es la Junta Única de Resolución se han ido las acciones de unos 300.000 inversores. Un debate organizado este domingo por Radio Coruña, de la cadena Ser, puso de manifiesto que ni siquiera los empleados del Banco Popular entienden lo sucedido. Sus jefes les habían dicho que el banco era solvente. Ellos admiten que contribuyeron a vender acciones de la entidad en varias ampliaciones de capital. Y ellos mismos compraron títulos, en algunos casos con créditos. Ahora temen ser despedidos.

La Junta Única de Resolución dice que desempeña su actividad en estrecha colaboración con la Autoridad Bancaria Europea cuyo principal objetivo consiste en ayudar a establecer un código normativo único europeo sobre la banca para fijar normas exigentes aplicables a las instituciones financieras en la UE. También asegura que promueve la convergencia de las prácticas de supervisión y evalúa los riesgos y vulnerabilidades del sector bancario de la UE. Menos mal...

¿Puede la Junta Única de Resolución hacer desaparecer un banco como el Popular, en teoría solvente?
Comentarios