El proyecto Scarkface abre nuevas expectativas a la pesca de cerco

Pesca de cerco. / YouTube
Pesca de cerco. / YouTube
El proyecto Scarkface está basado en la implementación de sus sistemas de cerco más selectivo y sostenible partiendo de que, antes de "largar" la red de cerco, se ha de proceder a la instalación de dispositivos de disuasión.
El proyecto Scarkface abre nuevas expectativas a la pesca de cerco

​Implementar un sistema de pesca de cerco más sostenible y selectivo era el objetivo. Y el premio ha sido para el equipo OmegaByte: más de 15.000 euros y un éxito rotundo en la iniciativa público-privada Bermeo Tuna World Capital bajo el nombre Innovathon Bermeo.

Ochenta han sido los participantes (75% de Euskadi y 25% del resto del estado español): startups, emprendedores, estudiantes de último curso, recién graduados y alumnos de máster que han trabajado con la idea prefijada de lograr ideas innovadoras encaminadas a mejorar la sostenibilidad -palabra mágica en la pesca, hoy en día- de la pesca allí donde esta se practique.

El proyecto Scarkface está basado en la implementación de sus sistemas de cerco más selectivo y sostenible partiendo de que, antes de "largar" la red de cerco, se ha de proceder a la instalación de dispositivos de disuasión hacia la zona de faena de especies accesorias como tiburones y rayas. Un campo magnético hace que mediante ese estímulo, los tiburones huyan. A través de una boya y de la radiación solar se emiten los pulsos para que no entren en el área de pesca peces como los ya indicados. Tal proyecto se une a los pasos dirigidos a la selección de especies y mejora en la gestión de FADs., ya que con las nuevas tecnologías se pueden obtener importantes resultados.

El premio otorgado al equipo OmegaByte consiste en una aportación económica de 10.000 euros, un servicio de mentoring (metodología y práctica destinada a desarrollar el potencial de las personas, basada en la transferencia  de conocimientos  y en el aprendizaje a través de la experiencia, todo ello dentro de un proceso estructurado en el que se establece una relación personal y de confianza entre un mentor que guía y la persona que recibe la mentoría, llamada tradicionalmente protegido, discípulo o aprendiz) de 70 horas, un local en Bermeo proporcionado por el Ayuntamiento para el desarrollo del proyecto y un viaje a la final  del Innovathon en Lisboa en 2021, donde el equipo ganador presentará su modelo de negocio en el marco de la Conferencia Mundial de los Océanos de las Naciones Unidas. 

De todo ello se beneficiará, además, el sector cerquero y especies que, como es el caso de los tiburones, se encuentran en entredicho por la incidencia que en su pesquería tiene el arte del cerco. De este modo, en la Europa Azul gana el Innovathon Bermeo un proyecto dirigido a evitar la captura indeseada de tiburones y rayas, especies asociadas muchas veces en la pesquería del atún. @mundiario

El proyecto Scarkface abre nuevas expectativas a la pesca de cerco
Comentarios