El próximo campo del que se ocuparán las autoridades Europeas: los datos en línea

Las autoridades europeas quieren proteger los datos de los usuarios para impedir el monopolio. / facebook.com
Las autoridades europeas quieren proteger los datos de los usuarios para impedir el monopolio. / facebook.com

Los vigilantes de los monopolios parecen querer tratar a los gigantes de la tecnología igual que a las empresas estatales de agua o energía.

El próximo campo del que se ocuparán las autoridades Europeas: los datos en línea

Los guardianes antimonopolio de Europa, y los gigantes tecnológicos del mundo, están a punto de enfrentarse una vez más, pero en esta ocasión, sobre cómo los “me gusta” de Google, Facebook, y Amazon cosechan y venden datos de consumidores europeos cuando estos socializan en línea.

Las empresas de tecnología ganan miles de millones de euros cada año a partir de los datos que recogen de las vidas cada vez más digitales de las personas. Pero para demostrar que estas empresas han operado en contra de las duras leyes de competencia de Europa, reguladores como Margrethe Vestager, la principal responsable antitrust de Europa, deben demostrar que su dominio sobre grandes cantidades de datos ha obstaculizado la elección de los consumidores relegando a rivales potenciales al margen.

Esa determinación puede resultar difícil, si no imposible, ya que los consumidores habitualmente comparten su información en línea con un montón de empresas de tecnología, desde actores establecidos como Uber y Apple, hasta pequeñas empresas de toda Europa y más allá.

Esta confrontación de datos entre empresas tecnológicas y la Comisión Europea, así como los reguladores nacionales, con los que ya se están produciendo algunas escaramuzas, apunta a la vitalidad de la economía digital, que premia los modelos de negocio que han hecho de Google y Facebook las empresas más valiosas del mundo.

La batalla pendiente también pondrá en tela de juicio la forma en que se utilizarán los datos de las personas para crear la próxima generación de servicios en línea, en un momento en que Europa ya se encuentra en desacuerdo sobre varios aspectos. Las empresas de tecnología son propensas a luchar contra tales movimientos al afirmar que la competencia en línea está a sólo un clic de distancia.

Y los expertos legales advierten que la aplicación de las reglas de monopolio para el mundo digital podría ser algo difícil de manejar, ya que requeriría que los encargados de la competencia demuestren que los gigantes de la tecnología son equivalentes empresas estatales como las de agua o energía.

MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Economía

 

El próximo campo del que se ocuparán las autoridades Europeas: los datos en línea
Comentarios