Los productores de petróleo intentan pactar una tregua para sacar al mercado del coma

opep
Un logotipo de la OPEP en la sede central de la organización petrolera, en Viena (Austria) / AFP.
"La novena reunión (extraordinaria) de ministros de la OPEP y de países no pertenecientes a la OPEP ha comenzado", tuiteó este jueves la organización con sede en Viena, Austria. 
Los productores de petróleo intentan pactar una tregua para sacar al mercado del coma

La economía mundial está inundada de liquidez, es decir, de dinero emitido desde los bancos centrales y organismos multilaterales, pero en mayor proporción, el planeta está inundado de petróleo. El problema está en que esos capitales buscan salida y retorno. El oro negro, por su parte, simplemente se estanca porque los capitales no van hacia él ni a sus vendedores en este ciclo histórico de reestructuración social, crisis sanitaria, desaceleración de la globalización y otra gran crisis económica mundial igual o peor que la de 2008 y la Gran Depresión de 1929.

Es bajo este complejo contexto que los principales países productores de petróleo, encabezados por los miembros de la OPEP, entablaron este jueves por videoconferencia conversaciones para intentar acordar un recorte de producción que ponga fin al desplome de los precios en plena pandemia de la Covid-19.

Luego de que a principios de marzo Arabia Saudita le declarara a Rusia una guerra de precios tras la negativa de Moscú de aplicar un recorte masivo en la producción de más de 10 millones de barriles diarios, Riad decidió actuar solo y apartarse del camino amistoso para quedarse con los últimos flujos de capital que se movilizaron en torno al mercado petrolero antes de que se paralizara totalmente por la expansión de una pandemia que cerró todas las rutas de exportación e hizo colapsar la demanda de gasolina ante el confinamiento de casi 4.000 millones de personas en 214 países infectados, dos tercios de la humanidad. 

"La novena reunión (extraordinaria) de ministros de la OPEP y de países no pertenecientes a la OPEP ha comenzado", tuiteó la organización con sede en Viena, mostrando fotos del ministro de Energía ruso, Alexander Novak, y el saudita, Abdel Aziz bin Salmán, en la videoconferencia, reseñó AFP. 

De esta forma, el cartel que controla todo el monopolio del recurso más preciado, costoso y útil del planeta, busca bajar la oferta para que se acabe la competencia desleal y no se produzca la contraproducente situación en la que Arabia Saudita inyectó 12 millones de barriles de crudo al mercado y los vendió con un 20% de descuento, lo que tumbó los precios de los dos crudos de referencia mundial, el Brent y el WTI a mínimos históricos de 20 dólares por barril, por debajo de sus costos de producción.

La reunión debe allanar el camino para un "acuerdo justo que restablezca el equilibrio de los mercados petroleros", según las autoridades saudíes, que organizaron la conferencia a petición del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

La intención de la Casa Blanca es reequilibrar el mercado y volver a abrir los circuitos de exportación con equidad para evitar una sobresaturación de petróleo saudita, ruso o estadounidense y todos los miembros de la OPEP tengan cabida en un mercado lleno de petróleo barato, que afecta las economías de las naciones integrantes que no poseen la solidez financiera de la superpotencia nortemericana, el gigante euroasiático o la poderosa monarquía saudita que controla el Medio Oriente. 

Los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus socios, en lo que se conoce como OPEP+, discutirán sobre una reducción masiva de la producción mundial de crudo, su principal arma ante la caída de la demanda. De hecho, la oferta se infló tanto y la demanda se paralizó de tal manera, que más de 100 millones de barriles se encuentran en este momento estancados en buques estacionados en el mar o depositados en tanques en tierra ante el limbo en que se encuentran los sistemas de transporte terrestre y aéreo de todo el mundo por el aislamiento social global que derivó de la pandemia de coronavirus. 

El mercado ya tenía superávit -más ganancias por exportación que gastos de producción- antes del comienzo de la pandemia de y las medidas de confinamiento que están paralizando la actividad económica en todo el mundo hasta una probable recesión de -0,5% a -1% de la economía mundial. 

El objetivo es un recorte conjunto de "10 a 15 millones de barriles por día (mbd)", confirmó el ministro de Petróleo de Kuwait, Jaled al-Fadhel, citado el jueves por el diario kuwaití Al-Rai. Con esa estrategia los tres máximos productores del mundo -EE UU, Rusia y Arabia Saudita- tendrán la ventaja de reabastecer sus parques industriales petroleros a toda su capacidad o incluso extendida para salir con todo en una carrera energética que se desencadenará entre esas tres potencias una vez que pase la pandemia y la humanidad vuelva a su cauce. 

Este volumen, mencionado por Trump la semana pasada, parece lograr el consenso, lo difícil será repartirlo entre los países, pues la brecha que existe entre la triada -Washington, Moscú y Riad- y el resto de las modestas economías petroleras que hacen vida en la OPEP podría ocasionar un desbalance muy pronunciado del mercado. @mundiario

Los productores de petróleo intentan pactar una tregua para sacar al mercado del coma
Comentarios