Buscar

MUNDIARIO

La producción industrial en España se recuperó en mayo pese a que sigue contraída por la pandemia

Si la industria se recupera y llega a niveles óptimos con una reversión de las pérdidas solo hasta un 5% o menos, entonces se estará hablando de una curva ascendente en la tan esperada V.
La producción industrial en España se recuperó en mayo pese a que sigue contraída por la pandemia
Un trabajador en una planta industrial en Barcelona / ingenioindustrial.es
Un trabajador en una planta industrial en Barcelona / ingenioindustrial.es

España se ha convertido en un complejo contexto de lenta actividad económica debido a los retraídos pasos de reactivación que el sistema industrial nacional ha tomado desde que comenzó el plan de desescalada y desde que se levantó el estado de alarma. La actividad industrial en el país está actualmente enfocada en los rubros esenciales que dinamizan el mercado y concentra el grueso de la demanda, pues la acelerada mercantilización del consumo en España ya no es la prioridad de su sistema socioeconómico, sino que ha quedado relegada en un segundo plano por el impacto de la crisis del coronavirus. 

Y es que la pandemia de la Covid-19, si bien continuó deteriorando y desacelerando la producción industrial en el país en durante mayo con una caída del 27,8% en comparación con el mismo mes de 2019, de igual forma se registró un considerable retroceso de la actividad con un 34,1%. 


Quizás también te interese:

Cambio de fase, confinamientos y cuarentena: así enfrenta España los rebrotes


Esto implica que ese descenso de la producción equivale a una pérdida estimada de 55 millones 600 mil euros (55.600.000) que no se inyectarán ni invertirán como oferta en la economía española, lo que podría tener una repercusión de entre 5% y 8% del producto interno bruto (PIB) nacional. 

Según el índice de producción industrial (IPI), que publica este lunes el Instituto Nacional de Estadística (INE), durante mayo la industria siguió recuperando el ritmo de actividad después de la paralización casi total de la mayor parte del tejido productivo durante la primera parte del mes de abril, detalla el reporte del organismo.

Por lo tanto, los flujos de capitales, la mano de obra y las buenas expectativas de los inversores en el sector industrial español se han recuperado en la medida que han visto cómo el Gobierno destina importantes sumas de los fondos públicos y de la liquidez nacional para reanimar la actividad de un ámbito fundamental en la economía del país, pues es uno de los que más empleo genera para la población española.

Si la industria se recupera y llega a niveles óptimos con una reversión de las pérdidas solo hasta un 5% o menos, entonces se estará hablando de una curva ascendente en la tan esperada V que el país ansía y que el propio Ministerio de Economía ha esbozado, aunque ese pronóstico todavía sea muy aventurado debido a que el consumo, las compras a gran escala de las empresas y las inversiones no han llegado a niveles superiores al 50% de la frecuencia con la que se movían antes de la llegada de la pandemia.

Este dato de la producción industrial llega en un momento clave donde el Gobierno ha pactado un acuerdo para la recuperación del empleo y revertir la alarmante cifra de más de 1 millón de personas en el paro debido al shock del confinamiento por el coronavirus. 

Julio será un mes clave para la estabilidad financiera del Ejecutivo y la sanación del desgastado tejido socioeconómico español, pues si el empleo no crece, la tensión social se reflejará en una espiral de crisis política que podría poner en jaque la posición de Pedro Sánchez en el poder. @mundiario