Buscar

MUNDIARIO

Préstamos con ASNEF para qué y para qué no usarlos

Aunque aparecer en un registro de morosos complica mucho la posibilidad de conseguir un préstamo, a día de hoy hay muchos prestamistas dispuestos a conceder pequeñas cantidades a los usuarios registrados como morosos.
Préstamos con ASNEF para qué y para qué no usarlos
Billetera sin dinero. / thejournal.ie
Billetera sin dinero. / thejournal.ie

Rob Ferry Jr.

Colaborador.

Aunque estar registrado en un registro de morosos complica mucho la posibilidad de conseguir un préstamo, a día de hoy hay muchos prestamistas dispuestos a conceder pequeños préstamos a los usuarios registrados como morosos.

Por tanto, gracias a los préstamos con ASNEF, muchos usuarios que hasta hace unos años no hubieran tenido acceso a ningún tipo de financiación procedente de instituciones financieras, ahora sí lo tienen, aunque sea a cambio de un precio evidentemente alto.

Precisamente, los altos intereses son la principal característica de estos préstamos y lo que hace que no sean muy buena idea para pagar según qué gastos. En este artículo, vamos a dar algunas guías básicas sobre para qué puede ser mala idea pedir un préstamo con ASNEF y para qué puede ser justificable.

Los préstamos con ASNEF NO son buena idea para caprichos

Los altos intereses hacen que los préstamos con ASNEF no sean, en general, una buena idea para pagar un capricho. Comprarse una nueva Smart TV o el último modelo de móvil, supone desembolsos importantes que no siempre podemos hacer de una vez. Por eso, es habitual acudir a la financiación.

Sin embargo, los préstamos con ASNEF suponen pagar un alto precio por esa financiación y si a día de hoy te resulta incómodo pagar 300 o 400 euros, dentro de un mes pagar lo mismo más lo intereses, será todavía más incómodo.

Los préstamos con ASNEF NO son buena idea para devolver otras deudas

La gestión de las deudas tiene una máxima cuyo incumplimiento se justifica en muy pocos casos. Se trata de no endeudarse para pagar otra deuda, especialmente cuando la nueva deuda tenga unos intereses más altos que la vieja.

Con los préstamos con ASNEF es más que probable que esto ocurra, por lo que no suelen ser una buena opción para estos casos. Lógicamente, cada consumidor debe decidir en función de su situación personal y las repercusiones que la deuda vieja pueda tener. No obstante, siempre ten en cuenta que significará retrasar (y aumentar) el pago unos 30 días.

Los préstamos con ASNEF pueden ser buena idea para cosas importantes y urgentes

Como se dice habitualmente el hombre propone y Dios dispone, lo que significa que en la vida ocurren asuntos inesperados que a veces cuestan dinero. Si cuando esto ocurre tienes la mala suerte de estar en ASNEF, el no tener acceso a financiación puede tener repercusiones graves.

SI vas a usarlos, pide la menor financiación posible. Aunque sea tentador pedir la cantidad total, generalmente será más sensato si pides la mitad y pagas con tú dinero disponible actual la otra mitad. Esto es así porque si este mes no tienes dinero para afrontar el pago, es probable que el mes que viene cuando tengas que devolver el préstamo tampoco lo tengas. Por eso, dividir las cantidades a la mitad puede ser buena idea.

Una situación típica en la que estos préstamos pueden merecer la pena es para el pago de multas. Algunas multas tienen un descuento del 50 % por pronto pago. Compara el descuento con lo que pagarás de intereses y si merece la pena, adelante.