Buscar

MUNDIARIO

Los precios bajaron en España un 0,6% en julio por la caída del turismo con la pandemia

En plena pandemia y recesión, el costo de la vida es ahora un poco más barato en España, aunque la otra cara de la moneda muestra un escenario muy cuesta arriba para el sector turístico nacional.
Los precios bajaron en España un 0,6% en julio por la caída del turismo con la pandemia
El pasillo de un supermercado en Madrid / Pixabay.
El pasillo de un supermercado en Madrid / Pixabay.

Uno de los principales efectos de la contracción del consumo y de la dinámica socioeconómica en España por el shock de la pandemia de coronavirus, es el impacto que tiene la paralización de los intercambios y transacciones en la inflación. En este caso, no se trata de una baja que sea positiva, pues se produjo por un menor volumen en los flujos de rentas e ingresos, lo que reduce el producto interno bruto (PIB) del país.

Y es que los precios disminuyeron en España en julio. Se debe a que el abaratamiento de los servicios turísticos como consecuencia del impacto de la pandemia de Covid-19 sobre el sector ha presionado a la baja el índice de precios de consumo (IPC), que en julio descendió un 0,6 % interanual, tres décimas más que en junio.


Quizás también te interese:

La OPEP alerta de que la segunda ola de la pandemia puede frenar la recuperación del petróleo


Esto implica que, por ejemplo, lo que podía costar 100 euros en mayo, hoy tiene un valor de 99.4 euros. Es un diferencial que, sumado al costo total de los productos, bienes y rubros esenciales en los presupuestos de las familias españolas, puede tener un efecto muy positivo en las tasas de ahorro, que son un mecanismo de subsistencia muy importante con el cual los ciudadanos pueden reinsertarse en los circuitos de consumo a medida que avanza la recesión en el país, oficialmente declarada la semana pasada con una caída del 12% del PIB.

Los precios del turismo y la hostelería bajaron un 0,3% en julio con respecto al mismo mes de 2019 después de que los hoteles y hostales se abarataran un 18%, según los datos definitivos del IPC (índice de precios al consumidor) publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Por lo tanto, esa contracción beneficia a los españoles, pero perjudica a la industria turística debido a que podría reducir su stock de ganancias de 160.000 millones a 159.520 millones de euros ante una menor circulación de liquidez y rentas, tomando en cuenta que la demanda en ese sector cayó un 90% debido al confinamiento, el estado de alarma y el estado de conmoción social por el miedo al contagio que retrajo la vida social del país a niveles históricos sin precedentes. 

En plena pandemia y recesión, el costo de la vida es ahora un poco más barato en España, aunque la otra cara de la moneda muestre un escenario muy cuesta arriba para el sector que más inversiones, actividad económica, consumo y empleos genera para la nación. @mundiario