Los políticos harían bien en emular al profesor Sampedro: parar y pensar

images (3)_opt
Un mensaje de José Luis Sampedro.

Recuerdo la lección magistral que nos dio en 1971 el profesor Sampedro en Económicas de Compostela. Nos cautivó su conocimiento y su forma simple de enseñar: se le entendía todo.

Los políticos harían bien en emular al profesor Sampedro: parar y pensar

Recuerdo la lección magistral que nos dio en 1971 el profesor Sampedro en Económicas de Compostela. Nos cautivó su conocimiento y su forma simple de enseñar: se le entendía todo.

Al abrir su libro de texto, asignatura de la que era titular el profesor Xosé Manuel Beiras, se leía un proverbio chino: "Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida." Hablamos de José Luis Sampedro, un economista distinto, un pensador lúcido, un hombre que defendía los valores más nobles del ser humano. Es muy conocida su frase:”Hay dos clases de economistas, los que hacen más ricos a los ricos y los que hacen más ricos a los pobres”.

El profesor Sampedro hablaba de ricos y pobres y del injusto reparto, de un sistema agónico que necesita cambios “quieran o no quieran los poderosos egoístas del mundo”. Releemos al profesor:

> Los ricos son cada vez más ricos, los pobres llegará un momento en que no puedan aguantar más, tendrá que haber cambios tarde o temprano.

> Somos Naturaleza, poner el dinero como bien supremo nos conduce a la catástrofe. Si el hombre se cree por encima de la naturaleza es un iluso si piensa en transformarla. En el vacío surge la energía, el hombre como naturaleza.

> Se acaba el capitalismo y la barbarie actual del mundo dará paso a un nuevo sistema: hay que indignarse y reaccionar.

> Se ha olvidado la justicia y la dignidad, lo que provoca que se acabe en degradación moral. Vivimos en una barbarie, civilización que degrada los valores naturales.

> El ataque preventivo es la ley de la selva, se ha progresado pero se sigue matando por codicia.

> No vemos lo que tenemos delante, somos todos juntos, uno sólo no es nadie. Hay que estar en armonía con el mundo y desarrollar las posibilidades al máximo. No se trata de ponerse a la altura de EEUU, hay que saber quién es uno: entendimiento, voluntad, “mente”, energía, chispa.

> El desarrollo está pensado en rentabilidad, producida por productividad, competitividad e innovación. Pero lo importante no son estas tres palabras, sino oponer vitalidad a productividad, cooperación a competitividad y creación a innovación.

> El desarrollo humano es el que conduce a terminar con las luchas, lograr la tolerancia y todos ser libres: la libertad es de todos o no es libertad.

> a libertad no la da el mercado, ya los revolucionarios franceses hablaban de Libertad, Igualdad, Fraternidad.

> Hay que tener pensamiento libre y ético.

> En las campañas electorales, para inculcar al público lo que votar, el poder tiene la difusión de los medios de comunicación: la gente no hace crítica, acepta lo que dice el bombardeo de los medios. Aunque la información es efímera frente a casos como Guantánamo, el terremoto de Haiti, la central de Japón, el sida en África. No interesa al poder que se hable de ello, dispone de los medios para decir lo que les interesa: “hay que indignarse”, reaccionar y decir “no”.

> El poder conoce que la información vende lo que ellos quieren, ocultando lo demás, la audiencia piensa lo que se le dice, “sin pensar en lo demás”, lo importante.

> Es mejor no depender de las máquinas, “parar y pensar”, no hay que ser ansioso en utilizarlas.

> Los que tienen poder quiere más poder, los que tienen dinero quiere más dinero, los banqueros forrados quieren más bonus, más dinero, más sueldos altos. Por el contrario le dicen al obrero que hay que trabajar más y cobrar menos: “hay que parar y pensar”. Pero esto no les conviene a los que mandan, no quieren un pensamiento crítico, sólo el pensamiento que ellos controlan a través de los medios de comunicación.

> Con lo de Bolonia, se quiere entregar la Universidad a los financieros. No se estudia lo que conviene producir, lo que guste, en cambio el boom de la especulación produce paro, se contrató a mano de obra no cualificada que ahora no se sabe donde colocar.

> El músculo no encuentra trabajo, la productividad se logra con la maquinaria, lo que elimina la mano de obra. El mundo debe estudiar el crecimiento demográfico para redistribuir la producción, pero es algo que no interesa a los poderosos, todo se corrompe, se hunde el sistema.

> La ciencia está en manos del dinero, internet permite más globalización, el poder pasa de los políticos a los financieros, los ricos dominan el mercado, es algo permitido por la globalización. Pero los foros sociales tratan de minar la globalización, en el sistema aparece la disidencia, el rechazo, lo que arma a otros cosa que el poder no quiere.

> Se saben hacer centrales nucleares, pero no se sabe pararlas, como ocurrió en Japón después del tsunami. Igualmente se construye Guantánamo pero no se sabe cerrarlo.

> -Los poderosos nos dividen. Usted individuo, tiene libertad, derecho, es el rey de la creación, elija, pero al reunirse hará lo que dicen los grandes partidos. Nos mantienen en la ignorancia, nos dan espectáculo, el fútbol, nos dividen para que seamos menos eficaces. En un país pequeño los ciudadanos reunidos ponen a los financieros en la cárcel.

> Cuando el PP no gobierna, denigran al país. Por otra parte, los otros no son socialistas: no habrían privatizado Telefónica y otras empresas públicas que ahora no despedirían empleados. La empresa pública no es menos rentable, las privadas dan más dinero al director no al obrero.

> El pueblo sigue votando a los han hecho las cosas mal, los banqueros provocan la crisis, ellos salen, siguen ganando, gana el capital.

> Si trabajaran todos los que lo desean, las producciones sería de más baja rentabilidad, pero mandado el capital esto sería imposible, por lo que el sistema capitalista se romperá, habrá una reacción, una revolución.

> Esto se acaba, se degrada la ética y la moral, se han olvidado la solidaridad, la justicia y la dignidad.

> Corrupción es también que los que gobernaron se ofrecen en “venta”, el capitalismo convierte todo en mercancía.

> La felicidad es llevarse bien con uno y con los que están cerca, no tener obsesión en ser propietario, disfrutar de las vistas de la naturaleza, es como ser propietario, afecto hacia uno mismo, naturaleza, aprendiz de uno mismo, no me pueden jubilar de uno mismo.

> La “barbarie” actual no es una tragedia, es una crisis de evolución de un sistema a otro, sistema que sustituirá al capitalismo.

Las frases del profesor Sampedro, que mantienen toda su actualidad, hacen recapacitar acerca de la toma de decisiones de votantes y políticos gobernantes.

Los políticos harían bien en emular al profesor Sampedro: parar y pensar
Comentarios