Buscar

MUNDIARIO

La polémica red social Yik Yak está lista para ser descargada en España

La aplicación permite a los usuarios publicar cualquier tipo de contenido bajo el escudo del anonimato, algo que incluso ha llevado a organizaciones a solicitar su cancelación inmediata.

La polémica red social Yik Yak está lista para ser descargada en España
Yik Yak.
Yik Yak.

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

Nació en una universidad de Estados Unidos como una versión anónima de Facebook. Los usuarios podrían usarla para publicar cualquier contenido que desearan pero, a diferencia de la firma de Mark Zuckerberg, en esta plataforma podrían mantenerse en el anonimato independientemente de qué expresaran y/o publicaran. Su popularidad se disparó a una velocidad impredecible y, con apenas un año desde su creación, ya está valorada en 350 millones de dólares. Yik Yak es ya la aplicación más utilizada por jóvenes universitarios de su país de origen, pero la razón de su popularidad es también la principal razón de su controversia.

La app está disponible para países como Francia, Italia y ahora España, así como todos aquellos en que el idioma oficial sea inglés. La empresa no comparte los datos de sus usuarios pero Google Play, la tienda digital de Google, reporta ya entre 1 y 5 millons de descargas. En la App Store, de Apple, no hay estadísticas.

Para utilizar este artilugio basta con descargarla y abrir una cuenta como en cualquier otra red. La aplicación no requiere ningún dato personal salvo el nombre, el cual el usuario elige si darlo o no, y el número de teléfono, necesario sólo para los dos pasos de verificación. Las publicaciones aparecen en la pantalla principal de la red y cada quien va votando positivo o negativo, escudados por el anonimato, obviamente. En una especie de trending de Twitter, las personas pueden acceder a una lista de temas de moda para ver las publicaciones y, ahí sí, se nota el gusto de los usuarios por escribir de cualquier cosa con cualquier tipo de expresiones sin que su identidad se conozca.

Uno de los grandes temas que incendió esta red fue el resultado electoral del 8 de noviembre en Estados Unidos. Durante el día de ese martes y la madrugada del miércoles siguientes, los debates subieron la temperatura de la plataforma, que inclusive hizo una encuesta entre sus usuarios que posteriormente publicarían en su blog. Yik Yak está consciente que entrar no sólo a España, sino a Europa, es hacerlo a un mundo cultural distinto. No obstante Javier Mombiela, jefe de la aplicación precisamente en España, asegura que el país le ha dado una "gran acogida" a la aplicación en su estreno, aunque no habla de cifras por órdenes de sus superiores.

Pero volviendo al inicio, su virtud es también su enemiga. El hecho de que cualquiera pueda publicar sin ser descubierto la ha convertido en un vehículo de acoso, especialmente a mujeres. En varios campus el anonimato fue aprovechado por usuarios imprudentes para acosar y perseguir a varias chicas, algunas de las cuales terminarían cometiendo intentos de suicidio. En la página Change.org hay una petición formal para exigir el cierre de la app. 83,014 personas la han firmado ya.

Yik Yak respondió con la creación de perfiles tipo Twitter a fin de regular un tanto más la actividad de sus usuarios. Así, hay dos tipos de usuarios: los totalmente anónimos y los que cuando menos tienen un perfil. Mombiela asegura que a ambos se les da seguimiento. Como en otras redes, esta incluye un sistema de notificaciones que permite a las oficinas bloquear algún perfil si recibe muchas peticiones de bloqueo por contenido inapropiado.

La app está pasando por una mala racha pues muchos de sus directivos han dado un paso al costado y, encima, el tráfico que generan va a la baja. No obstante siguen posicionadas en un punto medio entre la decadente Twitter y la imparable Snapchat, aunque con la ventaja de contar con geolocalización de mensajes. Sus usuarios pueden interactuar con otros que están cerca de su zona, basando así su crecimiento localmente.@hmorales_gt