Buscar

MUNDIARIO

Podemos avisa de que el acuerdo de los Presupuestos está estancado en la subida del IRPF

El problema es que el Gobierno no quiere generar incertidumbre en las empresas al gravar las ganancias más voluminosas. Podemos busca expandir la rentabilidad financiera del Estado con impuestos a los grandes capitales.
Podemos avisa de que el acuerdo de los Presupuestos está estancado en la subida del IRPF
El Secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez / publico.es
El Secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez / publico.es

Una vez más, los impuestos siguen siendo uno de los puntos más delicados de la política española. Pero así como también impacta en la política, más lo hace en el sistema de vida del país, cuyos tejidos socioeconómicos son seriamente afectados por la falta de consenso en la élite socialista enclaustrada en el poder sobre la arquitectura financiera que España necesita para sostenerse en este período histórico de recesión, austeridad económica y pandemia.

Y es que Unidas Podemos (el partido socialista radical que gobierna en coalición con Pedro Sánchez y el PSOE) ha avisado este martes de que la presentación del borrador de presupuestos 2021 “podría retrasarse si el Ministerio de Hacienda no cede ante una subida del IRPF a las rentas de más de 200.000 euros anuales, a un incremento del Impuesto de Patrimonio al 1 % y a un alza del IPREM de al menos el 0,4 %”.


Quizás también te interese:

El Congreso suspende las reglas fiscales ante la emergencia de la Covid-19


Claramente, Podemos busca expandir la rentabilidad financiera del Estado mediante la aplicación de impuestos a los grandes flujos de capitales que, generalmente, se originan en el mercado inmobiliario, el mercado de valores y en el sector industrial. Ante la caída de la recaudación tributaria por el colapso del consumo debido a la pandemia, el Gobierno necesita financiamiento, pero al no poder captarlo de las exportaciones por el cierre de muchas rutas comerciales, se inclina al rastreo interno del dinero que aún sobrevive y circula en instrumentos de refugio en vista de la recesión. 

Según reseñó la agencia EFE, fuentes de Podemos aseguran que “existen varios desacuerdos en las negociaciones presupuestarias entre la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y el secretario de Estado de Derechos Sociales y dirigente económico de Podemos, Nacho Álvarez, ya que la formación que dirige Pablo Iglesias insiste en una subida de los impuestos directos a las rentas altas”.

El problema es que el Gobierno no quiere generar incertidumbre en las empresas al gravar las ganancias más voluminosas, pero Podemos es un sector radicalmente socialista del Ejecutivo que está dispuesto a aplicar cualquier estrategia para sanear las cuentas públicas, aunque cueste más contracción de la productividad y más desempleo, pues el sector privado es el principal motor de la inversión y de la fuerza de trabajo en España, sobre todo en el sector servicios. @mundiario