Buscar

MUNDIARIO

Las pequeñas empresas necesitan una permanente adaptación a los cambios en el mercado

 Uno de ellos, entrar con decisión en la venta “on-line”.

Las pequeñas empresas necesitan una permanente adaptación a los cambios en el mercado
Empresas españolas creadas. / telnor.es
Empresas españolas creadas. / telnor.es

Un directivo de una federación de comercio de ámbito nacional contestaba a la pregunta sobre la situación del pequeño comercio: “Ahora el enemigo a batir son monstruos que vienen de fuera, como Alibaba y Amazon..",  la pretensión de  batir a estas  corporaciones   es vana e irreal, equiparable a la lucha de Don Quijote con los molinos de viento.

Cosa diferente es convivir con esa competencia ciclópea, adaptándose a las nuevas circunstancias que rodean hoy al pequeño comercio. Adaptarse supone aprovechar la proximidad a los consumidores y la relación directa con ellos, la especialización y, naturalmente, la utilización de la venta a través de internet.

La utilización del canal de ventas que ofrece internet, mediante la externalización del servicio de logística a empresas especializadas en la prestación de este servicio a pequeños y medianos comerciantes y productores, genera una importe disminución de costes que mejorará la competitividad.

Las grandes empresas que venden  por internet utilizan, cada vez con más frecuencia, los servicios externos de empresas especializadas en esa tarea, por la economía de costes que comporta en cuanto a menores superficies de almacenamiento, gastos de  personal y gastos generales de gestión de las existencias y preparación de pedidos, control de existencias y clientes pendientes de cobro en tiempo real y gestión de las devoluciones, por citar sólo algunos aspectos.

En suma: disminución de inversiones y gastos generales. Dicho de una forma más clara: consiguen convertir una parte de sus costes fijos en costes variables.

Si las pequeñas y medianas empresas  comerciales e industriales emulan el modelo de venta por internet de las grandes empresas, externalizando la logística correspondiente, podrán liberar tiempo, medios y esfuerzos para su  principal tarea: dar a conocer sus productos en el mercado.

En las ciudades españolas  de tamaño medio  existen ya esas empresas de proximidad dedicadas a la prestación de servicios de  logística por internet, que tienen su propio nicho de mercado y cuyo objetivo no es competir con los grandes gigantes de la logística de internet.

Para la subsistencia del pequeño comercio es imprescindible esta adaptación a las nuevas técnicas de venta.

Veamos algunas de las razones que explican el constante crecimiento del comercio por internet: en España, un 20 % anual desde el año 2015.

El constante crecimiento de población de las grandes lleva aparejada una importante modificación en los hábitos de consumo,  cuestión íntimamente vinculada a la dedicación de más tiempo para realizar compras por el método tradicional.

Los jóvenes urbanos valoran cada vez más el escaso tiempo de ocio que les dejan los largos desplazamientos diarios al trabajo, para dedicarlo a la familia, descanso, deporte  u otras aficiones.

Finalmente, por no alargar esta reflexión,  termino diciendo que no es menos importante el hecho de que en la sociedad de consumo actual se valora, cada día con más intensidad, la inmediatez en el disfrute de aquello que se persigue.

Se puede competir, adaptándose, nunca en un enfrentamiento abierto, que conducirá al fracaso. @mundiario