Buscar

MUNDIARIO

¿De verdad tenemos en España unas de las pensiones más generosas de Europa?

Los sistemas públicos de pensiones de reparto, como es el caso de España, tienen como principal objetivo asegurar la suficiencia económica de las personas mayores en su etapa de jubilación, a partir de las cotizaciones de las que en cada momento están activas.

¿De verdad tenemos en España unas de las pensiones más generosas de Europa?
Esta estampa puede ser una utopía. / etgafapasta.wordpress.com
Esta estampa puede ser una utopía. / etgafapasta.wordpress.com

Firma

Francisco J. Martín

Francisco J. Martín

El autor, FRANCISCO J. MARTÍN, colaborador de MUNDIARIO, es licenciado en Ciencias Económicas y máster en Dirección Financiera y Bancaria. Su vida profesional ha estado siempre vinculada al mundo de las entidades financieras. Mantiene el blog Lomejorestaalcaer.wordpress.com y ha colaborado con otros autores en varios libros de relatos: “Calle 13” (2017), “Delicius: recetas y cuentos” (2017) y “Seres extremos” (2018). Ha publicado los libros “La Economía del Futuro” (2018), “Un viaje inolvidable” (2018) y “10 Claves para buscar con éxito en Internet” (2019). @mundiario

Uno de los indicadores que se utiliza para ver la suficiencia de la pensión es la tasa de reemplazo (también llamada tasa de sustitución), que no es más que el porcentaje que supone la pensión media pública por jubilación respecto al salario medio de un país.

Llevo algún tiempo escuchando, viendo y leyendo, que en España las pensiones son muy “generosas” debido a que su tasa de reemplazo es una de las más altas de Europa, apreciación que está basada en un informe de la OCDE (Pensions at a Glance 2017) en el que se indica que la tasa de reemplazo neta se sitúa en un 81,8% (la tasa bruta es del 72,3%), mientras que la media de la OCDE es del 62,9% y la de la UE-28 del 70,6%, lo que se interpreta como que un jubilado percibe casi el 82% de su salario anterior.

Ante tal sorpresa, de que estemos en España “a la cabeza” de Europa, he buscado información para poder valorar este tema, vean:

OCDE

El cálculo de la tasa de reemplazo en este informe de la OCDE, para España, parte del supuesto caso de un joven soltero de 20 años que comenzaba su vida laboral en 2016 y cubría completo el periodo de cotización para jubilarse a los 65 años, trabajando a tiempo completo y con el 100% de los ingresos medios. Seguro que ya habrán caído en que un caso así es difícil de ver en España, no es que no los pueda haber, sino que no representarían la mayoría de las situaciones, por ejemplo:

  1. Entre los 20 y 24 años sólo trabajan 3 de cada 10 jóvenes, siendo el segundo país con mayor cifra de paro juvenil de la Unión Europea.
  2. Cada vez es más difícil mantener una larga y continua carrera de trabajo (y de cotización), y menos con un salario equivalente al medio del país.
  3. Es muy posible perder el empleo con 50 o más años, aunque puedan existir reincorporaciones intermitentes, o encontrarnos en paro de muy larga duración, con lo que salario y cotizaciones se reducen y también lo hará la reducción de la jubilación futura.
  4. A esta reducción hay que añadir el caso de muchas personas que se han visto llevadas a jubilarse anticipadamente con reducción de su pensión mediante la aplicación de coeficientes reductores (en 2017 un 29,34% del total de jubilaciones), lo que lleva a unas pensiones todavía inferiores, cuya tasa de reemplazo bajaría sensiblemente.

Con los datos sobre salarios medios brutos mensuales (Eurostat 2017), donde España está en un lugar intermedio con 1.639 €, por debajo y a bastante distancia de los 2.000€ de la media europea, y las tasas de reemplazo brutas del citado informe de la OCDE, he realizado el ejercicio de aplicar las tasas a los salarios, por cada país, para ver de qué importe medio de pensión (teórica) estamos hablando:

Pensiones brutas teóricas-730

España está prácticamente en la media, queda claro que no estamos arriba y parece que nuestras pensiones no son tan generosas. 

UNIÓN EUROPEA

La Comisión Europea (The adequacy pensions report 2018) utiliza como ratio la Tasa agregada de reemplazo (ARR) que compara la cuantía de la pensión de la población entre 65-74 con los ingresos brutos de las personas entre 50 y 59 años. En este caso, con datos de 2016, España ocupaba el quinto país con mejor porcentaje (empatado con Rumanía) de la Unión Europea, con un 66% frente el 58% de la media de países de la UE, cuando en 2008 tenía un porcentaje del 42% (puesto 21), bastante por debajo del 49% de la UE. Es decir, había aumentado 24 puntos:

Tasa ARR variacion 2008-2016-730

La pregunta sería: esta gran diferencia de 24 puntos ¿se debe a un gran aumento en pensiones o a una gran disminución en los salarios?

Varias fuentes indican que, mientras que las pensiones mantuvieron una evolución similar a años anteriores en cuanto a las bases y periodos cotizados, los salarios sufrieron una fuerte retención con la crisis, y que la mezcla de ambas tendencias explicaría que se disparara la tasa de reemplazo de España. El propio informe de la UE indica que, en general, la mejora en la tasa de reemplazo puede deberse a la reducción de los ingresos en edad laboral.

A nivel comparado, los datos también confirman esta evolución. Si en 2008, cuando estalló la burbuja de crédito, el salario medio por hora trabajada se situaba en España un 32,2% por debajo de la Eurozona, en 2015 esa diferencia creció hasta llegar al 39%, según Eurostat, mostrando que el ajuste salarial tuvo mayor intensidad a partir de 2012. Además, en 2008 el salario medio por hora trabajada llegó a ser el 75,7% de la media de la zona euro, mientras que en 2015 se redujo hasta el 71,8%, reducción que también se produjo con respecto a la Unión Europea.

Comparativa salarios medios por hora trabajada UE-730

Resumiendo:  Nuestras pensiones no son tan “generosas” como se dice. El gran aumento de la tasa de reemplazo en España ha sido consecuencia del adelgazamiento de los salarios durante la crisis, y no de una gran subida en las pensiones.  Y ustedes ¿cómo lo ven? @mundiario