A partir de 2019 los híbridos y eléctricos tendrán que hacer ruido en ciudad

El silencio de los eléctricos e híbridos genera situaciones complicadas en ciudad/cnet.com
El silencio de los eléctricos e híbridos genera situaciones complicadas en ciudad. / cnet.com

La Unión Europea considera peligroso que los vehículos circulen sin emitir ruido alguno que alerte a peatones y ciclistas al circular dentro de las ciudades, explica este especialista.

A partir de 2019 los híbridos y eléctricos tendrán que hacer ruido en ciudad

Siempre se ha considerado que las virtudes son algo a ensalzar, pero en ocasiones sucede que un exceso de virtud se convierte en pecado capital. Las ciudades europeas, y en especial las españolas, se distinguen por sufrir graves problemas de ruido y contaminación en su interior. La solución a estos males parecía el vehículo eléctrico, silencioso y no contaminante (al menos donde circula).

Y con estas premisas los vehículos híbridos y eléctricos han empezado a aparecer tímidamente por las ciudades, y con ellos los problemas. Y es que seguramente más de uno se haya llevado una sorpresa al ver aparecer de la “nada” un Prius al tratar de cruzar una calle. El problema aumenta cuando circulan por calles de las que se denominan “de convivencia”, aquellas en las que peatones y vehículos circulan a mismo nivel (sin aceras). Y es que pese a que los eléctricos emiten ruido, se trata de un zumbido suave a baja velocidad y que no estamos acostumbrados a asociar a un vehículo.

Ruido artificial

En algunos vehículos híbridos y eléctricos se monta de modo opcional una especie de sirena, que emite un zumbido a velocidades inferiores a 50 km/h, y que además es desconectable. El hecho de que sea opcional y poco “práctico” para el conductor ha provocado que su uso sea residual. Es por ello que desde hace unos años desde colectivos muy sensibles a la falta de ruido, como los invidentes, se ha solicitado tomar medidas al respecto. Desde la Unión Europea se ha tomado buena nota, de modo que a partir de 2.019 sea obligatorio que todos los vehículos vendidos incorporen algún sistema que emita sonidos a baja velocidad. En principio dicha medida no tendrá carácter retroactivo, por lo que sólo se verán afectados los vehículos matriculados a partir del 1 de Enero de 2.019. Sin embargo a medida que se vaya aclarando el marco normativo es probable que los fabricantes lo incorporen de serie con anterioridad.

Dentro del programa COST  de la Unión Europea (Cooperación Europea en Ciencia y Tecnología), se trabaja en varios proyectos para evaluar el ruido de los vehículos eléctricos y su influencia sobre ocupantes y peatones. El departamento de Ingeniería de la Universidad Miguel Hernández de Elche lidera un consorcio integrado por 36 entidades de 15 países encargado de dicho proyecto.

Sonido “agradable”

La necesidad de que un vehículo eléctrico pueda ser percibido por el oído no se soluciona con una simple “campanilla”.  Dentro del marco regulatorio debe establecerse en qué momento y de que forma ha de emitirse el sonido y volumen del mismo. Y es que no es lo mismo hacerse notar en una calle céntrica a mediodía, que en mitad de la noche. Así, además de haberse consensuado un umbral de velocidad a partir del cual, el sonido no será obligatorio, se exploran nuevas posibilidades. Entre ellas se especula con que el “sonido” se desconecte por las noches, o que incluso el vehículo evalúe el sonido del entorno y emita por encima de dicho valor. Esto último, que puede sonar a ciencia ficción, es algo muy habitual en los teléfonos móviles, que modulan el volumen del auricular para poder escuchar en entornos ruidosos.

Los fabricantes meten “baza”

Desde la industria del automóvil también se han lanzado diversas propuestas, más allá de las sirenas empleadas en un primer momento. Y es que los fabricantes han visto una posibilidad de oro para posicionarse comercialmente a través del sonido de sus vehículos eléctricos. Es muy improbable que veamos un futuro con vehículos sonando de forma uniforme, como el propuesto en la película “Demolition Man”.  Ya en el año 2.008, el preparador alemán Brabus dotaba al Tesla Roadster de un equipo de sonido Bose capaz de imitar los sonidos de los potentes V8 que suelen preparar.

A día de hoy hay varias tendencias dentro de los fabricantes, así Mercedes, BMW o Renault, apuestan por hacer que los vehículos sean más ruidosos en su funcionamiento. Desde Audi anuncian una novedosa solución para el futuro Audi A3 e-tron, que evidentemente no quieren desvelar. Mientras que en un ángulo opuesto se encuentran aquellos que solicitan un sonido idéntico para todos los vehículos. Dentro de las posibilidades incluso cabe la propuesta de Nissan, que sujería el uso de sonidos evocadores y relajantes, como el canto de los pájaros o el sonido de las hojas mecidas por el viento.

Nos encontramos a las puertas de una eclosión de modelos híbridos y eléctricos, por lo que a medida que el mercado vaya avanzando, habrá una solución que se imponga a las demás. Probablemente dentro de 5 o 10 años, habrá un sonido que logremos asociar a un vehículo eléctrico de determinada marca, y por añadido un vehículo eléctrico cualquiera. Algo así como el “Nokia tune” en los móviles o el arranque de Windows XP cuando pensamos en un ordenador que se enciende. Mientras tanto es probable que asistamos a una batería de propuestas, algunas ingeniosas y otras menos, habrá que tener los oídos atentos.

A partir de 2019 los híbridos y eléctricos tendrán que hacer ruido en ciudad
Comentarios