Buscar

MUNDIARIO

El impuesto a los gigantes digitales divide a la Unión Europea

Casi una decena de naciones del bloque comunitario ha expresado su negativa de dar luz verde a las posibilidades de acuerdo para introducir un impuesto temporal sobre las ventas digitales.

El impuesto a los gigantes digitales divide a la Unión Europea
Bandera de la Unión Europea. / RR SS
Bandera de la Unión Europea. / RR SS

Firma

Ibed Méndez

Ibed Méndez

La autora, IBED MÉNDEZ, es licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual. Escribe en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Política & Economía y la edición AMÉRICA. @mundiario

La Unión Europea bloquea el impuesto a los gigantes digitales. Al menos una decena de naciones del bloque comunitario ha expresado su negativa de dar luz verde a las posibilidades de acuerdo  temporal para introducir un impuesto sobre las ventas online, tal como propuso la Comisión Europea.

Para que la medida prospere es necesario conseguir la unanimidad de los Veintiocho.

La medida, que busca conseguir que las firmas aporten cantidades más adecuadas al fisco y cuyo principal impulsor ha sido Francia ha abierto una grieta en Bruselas. Según han explicado los representantes financieros, hay varias propuestas sobre el escritorio. "Hay muchas opiniones diferentes en torno a la mesa. Mentiría si dijera lo contrario. Pero creo que hay una base amplia de apoyo para la propuesta de la Comisión Europea y, en general, la voluntad de discutir", explicó a los medios el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, responsable de la propuesta.

En ese sentido, Vladislav Goranov, ministro de Finanzas de Bulgaria -cuyo país ocupa la presidencia de la UE- ha detallado que "algunos países no quieren tener medidas a corto plazo”, pues “prefieren tenerlas a largo plazo”, sin embargo, añadió el titular de finanzas, “desde nuestro punto de vista necesitamos ambas".

Según las fuentes consultadas, naciones como Irlanda, Malta, Luxemburgo, Suecia, Finlandia, Dinamarca, Lituania y el Reino Unido rechazan medidas unilaterales y piden una solución internacional. En el otro extremo, Francia, España, Portugal, Polonia, Eslovaquia, Bulgaria e Italia, se han mostrado a favor del impuesto temporal. Mientras el resto de los Veintiocho mantienen posiciones ambiguas.

La propuesta plantea imponer un impuesto del 3 % sobre la facturación por ciertos servicios digitales de las empresas que facturen más de 750 millones de euros en todo el mundo y más de 50 millones en la UE, tal como apunta el diario español El Economista. Y esta es la primera vez que el grupo de los Veintiocho debate a nivel ministerial sobre la misma. @mundiario