Otra política económica en España es posible a pesar de Mariano Rajoy

Mariano Rajoy.
Mariano Rajoy.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, declaró el 16 de marzo de 2015: “La mayor amenaza es cambiar una política económica que nos ha hecho crecer y crear empleo”.

Otra política económica en España es posible a pesar de Mariano Rajoy

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, declaró el 16 de marzo de 2015: “La mayor amenaza es cambiar una política económica que nos ha hecho crecer y crear empleo”.

El Gobierno del PP intenta justificar su nefasta política económica con la manida y cansina “herencia recibida”. Los voceros del PP dicen, mintiendo sin escrúpulos: "La culpa de todo es de ZP: las políticas expansivas de ZP en plena crisis provocaron que España sufriese una profunda recesión”, “Hemos salido sin rescate gracias a la política de este Gobierno”, o “Las vigas maestras de la recuperación han sido la austeridad y las reformas”.

Vamos a tratar de desmontar estas mentiras. Políticas expansivas: en noviembre de 2008 el Plan E seguía las directrices del G-20, una expansión keynesiana. El PP lo aplica ahora con el pago a proveedores y el Fondo de Liquidez Autonómica, financiados con Deuda Pública: Política expansiva de Rajoy que aumenta la Deuda Pública. El presidente Zapatero perdió las elecciones del 2011 no por las políticas expansivas, sino por el recorte del gasto público en mayo de 2010. El rescate de España fue un rescate bancario, con 41.600 millones de euros que tenemos que pagar todos los españoles. El Gobierno de Rajoy cogió la Deuda Pública con el 70% del PIB en 2011 y 4 años después está en el 100%. Esto no es austeridad. Además el déficit siguió en el 10.6%. La recuperación española empieza con el rescate bancario de 2012 (obligado por la “troika” y las declaraciones de Super Mario Draghi: las inyecciones de liquidez del BCE hizo que mejorase la prima de riesgo y el acceso al mercado de las empresas. Es el gasto productivo, la Demanda Interna y no la austeridad lo que explica la recuperación. Todo ello a pesar del Gobierno, que no ha hecho nada.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, declaró el 16 de marzo de 2015: “La mayor amenaza es cambiar una política económica que nos ha hecho crecer y crear empleo”. Pero veamos cual esa 'maravillosa' política económica:

> Austeridad: Recortes en sanidad y educación.

> Subida de impuestos: más de 50 impuestos, incluidos IVA e IRPF.

> Devaluación interna para exportar más, mediante la Reforma Laboral (menor salario, trabajo temporal, facilitar despidos).

> Recortes en pensiones y en desempleo.

> Rescate bancario.

¿Con qué resultados?

> Aumento del número de parados. La austeridad provocó 1 millón de nuevos parados y menos afiliados a la SS (17,4 millones con Zapatero y 16,5 con Rajoy).

> El déficit no ha bajado. Se sustituyó trabajo estable por trabajo a tiempo parcial. La prima de riesgo con Zapatero en 300 llegó a 638 con Rajoy.

> La Deuda Pública de 1 billón de euros, ha aumentado al 100% del PIB (era del 70% con Zapatero).

> Aumento de las desigualdades sociales. 13 millones de ciudadanos en la pobreza. Cáritas atiende a 2.5 millones.

> Descenso de la demanda interna, los salarios bajan un 30%. Las exportaciones no crecen.

Posibles alternativas a la política del Gobierno del PP
Resumiendo: la política económica necesaria en España aconseja medidas como las siguientes:
 
a) Bajar el gasto público improductivo, la 'grasa', lo cual reduce el déficit:
> En España hay 450.000 políticos, de los que sobran 300.000. En Alemania funcionan con 100.000.
> Eliminar el Senado.
> Eliminar las Diputaciones y cabildos.
- Mantener las CCAA pero reduciendo los parlamentos autonómicos a cuatro. En Alemania solo hay 7.
> Agrupar los ayuntamientos por encima de 20.000h, sólo 1.320. Agrupar aeropuertos y universidades.
> Sobran empresas públicas (hay 19.500 con 2.8 millones de empleados), asesores, organismos autónomos, etc.
> Centralizar la sanidad y la enseñanza. Eliminar los organismos de control de las CCAA, como defensores del pueblo y demás.
 
b) Aumentar el gasto público productivo:
> Inversión en I+D, energía, transporte, comunicaciones, terminar el plan autopistas y AVE.
> Bajar impuestos directos e indirectos, sobre todo a las clases medias y baja.
> Aumentar la recaudación impositiva a través de la economía sumergida (24% del PIB), el fraude fiscal (8% del PIB).
> Las empresas deben pagar el impuesto de sociedades, mínimo del 20% sobre beneficios.
> -Bajar cotizaciones de las empresas a la Seguridad Social
> Bajar el precio de la energía, sobre todo a las empresas.
 
c) Subir salarios y subsidios, con lo que se produce el aumento del consumo, que supone dos tercios del PIB. Aumento de la demanda interna.

Otra política económica en España es posible a pesar de Mariano Rajoy
Comentarios