El optimismo del mercado lleva a los bancos españoles a reforzar su capital

Sede del Banco Central Europeo. / RRSS
Sede del Banco Central Europeo. / RRSS

Los grandes bancos del país empiezan a juntar sus municiones gracias a los bajos tipos de interés y la abundancia de liquidez, factores temporales.

El optimismo del mercado lleva a los bancos españoles a reforzar su capital

Los bancos Santander, BBVA, Caixa Bank, Bankia y Sabadell han decidido sacar tajada de los bajos tipos y la abundancia de liquidez para reforzar su capital ante las futuras demandas europeas. Las entidades saben que el deseo de invertir y la confianza de los mercados son eventos poco comunes y muchas veces hasta irracionales, por lo que apuran sus proyectos ya mencionados. Desde 2015 a la fecha, han emitido hasta 11.080 millones de euros en bonos subordinados y de los mismos, hasta el 58% los han colocado en lo que va del presente año. En tanto, los bancos de segunda clase, como Ibercaja, Unicaja, Kutxabank y otros, han decidido esperar a la normativa de Bruselas antes de emitir cualquier bono.

La publicación de las actas del Banco Central Europeo (BCE) en las que se espera que anuncie que empezará a limitar su política monetaria que sostiene los tipos de interés en niveles bajos, ha llevado a los inversores internacionales a mantenerse en alerta. Muchos han decidido vender los bonos de los Tesoros europeos, a la espera de que suban de rentabilidad en el futuro. Las mismas ventas han ocasionado que, desde esta misma semana, el bono alemán a 10 años ofrezca una rentabilidad del 0.50%, explica El País, un hecho inédito desde 2015. El año pasado los inversores pagaban por este bono, en lugar de cobrarlo.

Cuando se vende la deuda pública, los inversores salen a la caza de activos alternativos y las emisiones de los grandes bancos españoles se presentan como una buena opción. "Los grandes inversores europeos, aseguradoras y fondos de deuda, buscan emisiones de calidad y ven con buenos ojos los bonos de los bancos y de algunas empresas españolas. Hay mucha liquidez y ha vuelto la confianza al sector bancario", explica Miguel Hernández, consejero delegado de Alantra Corporate Finance en España, citado por El País. Hernández asegura que "la financiación alternativa, aquella en la que los inversores participan, solos o junto a los bancos, en los créditos para proyectos empresariales” va en crecimiento.

Apuesta por la solvencia

Ángel Bergés, vicepresidente de Analistas Financieros Internacionales (AFI), explica que ya no existe el estigma negativo que cargaban los bancos, eso a raíz de la limpieza de la banca italiana con serios problemas existencias y la crisis del Popular. No obstante, también asegura que los inversores son muy recelosos de sus decisiones y centran su atención en la solvencia de la entidad, especialmente "después de lo ocurrido con el Banco Popular".

De paso, los mercados buscan rentabilidad, la banca necesita más capital a fin de cubrir la exigencia europea de reforzarse para no tener que acudir a las arcas públicas en tiempos de necesidad. Con la precipitación del Popular y los bancos venecianos ha quedado claro que los Gobiernos siempre harán pagar a los depositantes, indistintamente de las normas de cada país. Desde enero de 2019 la banca deberá cumplir con los llamados "requisitos mínimos para los fondos propios y las obligaciones admisibles”, por sus siglas en inglés, que suponen el 8% del balance del banco.

De esta forma, corvengen la necesidad de emitir bonos para acumular capital de calidad, la creencia de que los bajos tipos no durarán por mucho tiempo y hasta la abundancia de liquidez. Estos tres elementos han hecho que se disparen las emisiones, explica el medio ya citado.

A día de hoy, en 2017 se han emitido 3.750 millones en bonos contingentes convertibles. El Santander podría emitir más a fin de cubrir el riesgo de la compra del Popular. La última entidad en seguir este paso fue Bankia, que la semana pasada puso 750 millones en los mismos bonos pagando apenas el 6%, que es la emisión más baja de la banca. El año pasado, Bankinter pagó el 8.62% en tanto que el Popular llegó hasta el 11.5% en 2013.

En cuanto a los bonos subordinados, los cuales también son capital pero de menor calidad en relación a los contingentes convertibles, hasta el momento en este año se han emitido hasta 5.600 millones de euros, el 58% de todo lo llevado al mercado desde julio de 2015. Aquí también se detectan grandes diferencias en los cupones, es decir, la rentabilidad que pagan al inversor, que se guía bajo la fórmula de "a mayor el riesgo, más es la rentabilidad". En esas, Cajamar y BMN pagaron un 9% el último año, mientras que Bankinter abonó un 2.5% en marzo pasado o CaixaBank un 2.75% en julio del año pasado.

 
> MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Economía.
 

 

El optimismo del mercado lleva a los bancos españoles a reforzar su capital
Comentarios