El optimismo invade el sector del motor tras aprobarse la ampliación del plan PIVE

Concesionario de vehículos nuevos.
Mejoran las expectativas de ventas de coches para 2014.

La nueva aportación de fondos para el plan PIVE calma la inquietud del sector del motor y supone un balón de oxígeno tras el leve aumento de ventas de 2014.

El optimismo invade el sector del motor tras aprobarse la ampliación del plan PIVE

Hace unos días era noticia el aumento de ventas en el mercado de turismos nuevos en 2013. Al mismo tiempo desde el sector se apuntaba cierto desasosiego ante la falta de noticias sobre una ampliación de los planes de estímulo. Finalmente, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saenz de Santamaría, ha anunciado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que el plan sigue en marcha con un nuevo impulso de 175 millones de €. En principio dicho plan mantiene la vigencia de un año, aunque a la vista de los resultados de los planes anteriores es muy probable que se agote de nuevo antes de tiempo.

Hay que recordar que en 2013 la cuantía de las ayudas ascendió a más de 300 millones de € lo que supuso unas 300.000 operaciones. El impacto sobre el sector ha sido brutal, de hecho la vicepresidenta afirma que gracias a los anteriores planes se han podido mantener unos 10.000 puestos de trabajo, mientras que el objetivo con este nuevo plan es mucho más ambicioso, planteando la creación de 4.500 nuevos empleos.

La fabricación de automóviles es uno de los principales sectores industriales del país, ya que es el primer exportador, destinando más del 85% de la producción al extranjero. En 2013 se produjeron 2,2 millones de automóviles en España de los que únicamente 300.000 se destinaron al consumo interno.

Según el Gobierno, el 60% de los vehículos acogidos al PIVE se fabrica en España, con lo que si hacemos cálculos más de la mitad de los vehículos fabricados en este pais han recibido subvención en la compra. No parece por tanto muy descabellado confiar en su influencia para el mantenimiento del empleo en un sector que tras haber tocado fondo en 2012 al bajar de los 2 millones por primera vez desde 1993 vuelve a aumentar el ritmo gracias a las inversiones realizadas por los fabricantes extranjeros que se cifran en unos 3500 millones de € durante los últimos años, a los que hay que sumar 1.500 para este año.

Límite de precio

La cuantía de las ayudas se mantiene como hasta ahora, 2.000 € para particulares, que se aportan a partes iguales entre Gobierno e industria, y 3.000 para familias numerosas que adquieran un vehículo de más de 5 plazas.

Para acogerse al plan PIVE debe retirarse de la circulación un vehículo con más de 10 años adjuntando el certificado de destrucción de un centro autorizado y la baja de tráfico; además dicho vehículo debe estar a nombre del comprador. La baja ha de formalizarse en el momento de la adquisición del nuevo y el propietario no debe tener pendientes obligaciones tributarias.

El vehículo que se adquiera no debe superar los 25.000€ de precio franco fábrica, es decir libre de impuestos, a menos que se trate de una persona con discapacidad y que el nuevo coche esté adaptado, o de una familia numerosa, en cuyo caso la cuantía asciende a 30.000€. Los fabricantes tienen absoluta libertad para realizar promociones o descuentos especiales en virtud del plan, pudiendo aumentar el descuento de 1.000 €/1.500€  en la cuantía que estimen oportuna.

Sólo para ecológicos

Aparte del precio hay más limitaciones en los vehículos que pueden beneficiarse del descuento. Solo aquellos que cuenten con un certificado energético A,B,C o D y además sus emisiones no excedan los 120gr de CO2 por kilómetro contarán con la ayuda. En caso de que se trate de un vehículo híbrido, alimentado con GLP o gas natural el límite se amplía hasta los 160gr CO2/km. Y para las familias numerosas que adquieran un vehículo de más de 5 plazas, bastará con que cuenten con un certificado enegético A, B o C.

Las reacciones en las patronales del sector no se han hecho esperar. Así, desde la patronal de concesionarios Faconauto prevén alcanzar unas ventas de 775.000 unidades para 2014. Por su parte la patronal de vendedores Ganvam es aún más optimista y calcula que se llegue a las 800.000 unidades.

Si tomamos como referencia lo sucedido en 2013 es probable que los fondos no sean suficientes para todo este año, por lo que dependerá de los movimientos del Gobierno al respecto. Además tampoco hay que perder de vista a los fabricantes y las promociones adiccionales asociadas al plan. Sobre las ofertas hay que tener en cuenta que la única obligación que tienen los fabricantes es mantener los 1.000€ comprometidos durante la vigencia del plan, mientras que todo descuento adicional puede tener plazos menores. Por tanto, en 2014 volveremos a ver descuentos agresivos y promociones con unidades limitadas, para acelerar las compras de los indecisos.

El optimismo invade el sector del motor tras aprobarse la ampliación del plan PIVE
Comentarios