Buscar

MUNDIARIO

La OPEP prevé equilibrar el mercado tras el colapso de 9% en la demanda y 14% en la oferta

El bloque tiene el objetivo de lograr un repunte en la demanda ante el recorte que ha tenido la oferta de petróleo en un 14% durante los últimos siete días.

La OPEP prevé equilibrar el mercado tras el colapso de 9% en la demanda y 14% en la oferta
Logo de la OPEP / Sputnik.
Logo de la OPEP / Sputnik.

El cartel petrolero mundial se perfila como el potencial agente geopolítico que tratará de reacomodar la correlación de fuerzas en un mercado que actualmente procesa un recurso no rentable y que, a pesar de que mueve al mundo, hoy el planeta no tiene como prioridad su compra ante el confinamiento global de 3.800 millones de personas por la pandemia de coronavirus.

Precisamente, al caer su precio por debajo de cero y promediar -36,63 dólares por barril, el ‘oro negro’ comenzó a ser desechado por los inversores, quienes se movilizaron en una carrera contrarreloj para deshacerse de los contratos a futuro de crudo para compra en junio. Esta situación desplomó la oferta en la fase inicial de esta crisis en un 30%.

Pero las cifras son más preocupantes en este momento, pues la demanda se contrajo un 9% más y las pérdidas pueden llegar incluso a los 1.350 millones de dólares debido a que la oferta mundial de 90 millones de barriles diario se mantiene estancada.

Es por ello que, para revertir esa curva de recesión, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) manifestó este miércoles que espera que se produzca un equilibrio del mercado con el objetivo de lograr un repunte en la demanda ante el recorte que ha tenido la oferta en un 14% durante los últimos siete días.

Aun así, el mundo continúa saturado de petróleo que, por ahora, no se venderá, sino que los grandes productores e inversores han decidido almacenarlo para reducir los costos de tenerlo estancado en tanques y en buques para así poder comercializarlo una vez que el mercado se recupere después de la pandemia, aunque ese escenario se avizora muy lejano debido a que no existe un plazo estimado de recuperación de la economía global ante la contracción de -3% que sufrirá el PIB del planeta como consecuencia de esta crisis histórica.

La guerra de precios desatada entre Arabia Saudita y Rusia en marzo provocó una distorsión sin precedentes en el flujo de capitales que las grandes potencias captan con sus exportaciones de crudo. Los tres máximos colocadores de petróleo en los mercados mundiales son Estados Unidos, Rusia y Arabia Saudita.

El desequilibrio llegó cuando la sobreinyección de 12 millones de barriles diarios por parte de Riad a precios del 20% de descuento traslado casi toda la demanda global al crudo barato en detrimento del petróleo estadounidense, europeo y ruso, una situación cuya consecuencia provocó un colapso del mercado al caer la demanda por el inicio de la crisis, del confinamiento y de la súbita parálisis del sistema de transporte mundial vía aérea, terrestre y marítima a causa de la pandemia. @mundiario