Buscar

MUNDIARIO

La OPEP aumentará “con cautela” la producción de petróleo en agosto por la subida de la demanda

El bloque geopolítico que controla el monopolio energético y financiero de la industria petrolera mundial está a punto de inyectar más petróleo en el mercado, lo que podría compensar la demanda e incrementarla hasta elevar los precios.
La OPEP aumentará “con cautela” la producción de petróleo en agosto por la subida de la demanda
Un trabajador petrolero bombeando crudo en una planta productora en Irak / El País.
Un trabajador petrolero bombeando crudo en una planta productora en Irak / El País.

A medida que el mundo se reactiva de forma precipitada en medio de una pandemia que todavía no cesa y que ha entrado en segundas olas de contagios en Europa, Asia y Estados Unidos, con el epicentro en ese país y en América Latina, las economías de esas regiones necesitan el elemento principal que mueve los aparatos industriales que inyectan oferta, mercancías, productos, bienes de alto valor y materias primas en los flujos económicos, financieros y comerciales globales; el petróleo.

Pese a que el ‘oro negro’ se convirtió durante dos días en abril en el recurso natural y actividad industrial menos rentable del mundo tras caer su precio a -37,63 dólares por barril, hoy el panorama es totalmente diferente y la demanda crece mientras las grandes potencias que controlan el sistema capitalista mundial requieren el hidrocarburo para funcionar.

En ese contexto, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Rusia y otros productores de crudo aliados anunciaron este miércoles que aumentarán moderadamente sus suministros petroleros a partir de agosto. Así lo tenían previsto con la activación de la segunda fase del recorte de la oferta que aprobó el cartel petrolero desde mayo.

Por lo tanto, el bloque geopolítico que controla el monopolio energético y financiero de la industria petrolera mundial está a punto de inyectar más petróleo en el mercado, lo que podría compensar la demanda e incrementarla hasta elevar los precios a un promedio global de 60 dólares por barril, que sería un nivel bastante rentable para los productores mundiales.

Sin embargo, los miembros de la OPEP no creen que ese incremento de la oferta impacte negativamente en los mercados como ocurrió en marzo y abril, cuando al inicio de la pandemia los países comenzaron a confinar a sus poblaciones y la movilidad de los sistemas de transporte, empresas e industrias se detuvieron. El planeta se inundó de petróleo y la demanda cayó, reduciendo su precio y agravando las crisis económicas de los países que dependen exclusivamente del crudo.

La perspectiva de que el mercado no se comportará a la baja con esta estrategia ha sido confirmada este miércoles por los ministros de Energía de Arabia Saudita, Abdelaziz sin Salmán, y Rusia, Alexander Novak, durante la inauguración de una reunión por videoconferencia de un comité interno de la llamada alianza “OPEP+”, creada en 2016 por la Organización de Países Exportadores de Petróleo y 10 productores independientes que no se someten a las reglas de inyección y reducción del bombeo de petróleo en el mercado mundial. 

Esta movida de la OPEP demuestra que el sistema mundo y el eje capitalista-industrial global, compuesto por Estados Unidos, China, la Unión Europea y Rusia, ha entrado en una fase desbloqueo y recuperación de la globalización arriesgándose a provocar una segunda expansión mundial de la pandemia con nuevos efectos de recesión global como ocurrió con el desplome de los mercados financieros, las bolsas de valores, las industrias del petróleo, el turismo, la automotriz y la aviación en todo el planeta cuando la crisis del coronavirus hizo implosión en marzo. @mundiario