Buscar

MUNDIARIO

Lo nunca visto: la Xunta de Galicia defiende el eucalipto en los juzgados

El Gobierno gallego niega que sea una especie invasora tal como determinó el comité científico del Ministerio de Medio Ambiente, y como se observa a simple vista. Piensa en Ence, firma con sede en Madrid que se beneficia de una próxima y abundante materia prima para su factoría pontevedresa.

Lo nunca visto: la Xunta de Galicia defiende el eucalipto en los juzgados
Fábrica de Ence en Pontevedra. / Fiveprime
Fábrica de Ence en Pontevedra. / Fiveprime

La Xunta de Galicia acaba de personarse en los juzgados para defender al eucalipto de la acusación de especie invasora realizada por el Concello de Teo. A veces, uno llega a sospechar que el actual gobierno gallego esté en realidad formado por agentes infiltrados del enemigo. ¿Cómo es posible que los dirigentes del país defiendan una especie exótica frente a los cultivos autóctonos?

La actitud de la Xunta, además de dramática para el medio y el rural gallegos, supone una estrategia absolutamente contraria a los más elementales principios de gestión de un territorio. Los elementos endógenos se desarrollan en armonía ecológica con su medio, propician la riqueza y el equilibrio del ecosistema y aportan un valor inmaterial de alcance respecto a la identidad de dicho territorio. La protección de los cultivos autóctonos no es una cuestión de sentimentalismo o chauvinismo, ni siquiera de paisajismo o tradición (que también, por supuesto) sino especialmente de productividad y eficacia.

La actuación insólita de la Xunta de Galicia se enfrenta, además, al dictamen del consejo científico del Ministerio de Medio Ambiente (detalle en este otro artículo de MUNDIARIO) que acredita el carácter exótico e invasor en España de todas las especies de eucalipto así como a la apabullante normativa europea a favor de la conservación y propagación de las especies autóctonas y de la protección y promoción de la biodiversidad.

La Xunta insiste en la defensa a ultranza del eucalipto aun contra todas las evidencias. El gobierno gallego del PP no considera al eucalipto una especie invasora aunque concurran estas circunstancias:

> Es una especie llegada de Australia e introducida en España avanzado el siglo XX.

> En la actualidad, se ha convertido en la especie arbórea con mayor superficie ocupada en Galicia.

> Ha colonizado las provincias de A Coruña y Pontevedra así como el norte de Lugo donde se ha convertido en especie hegemónica.

> Es el árbol que más aumenta con gran diferencia, el que protagoniza más del 90% de las nuevas plantaciones arbóreas.

> Lleva décadas invadiendo por expansión descontrolada espacios en el pasado ocupados por especies autóctonas, cultivos agrarios o terrenos de pasto.

> Ha incursionado masivamente en el bosque autóctono, el cual se ha convertido en bosque mixto donde la presencia del eucalipto aumenta y distorsiona tanto el paisaje como el medio natural.

> Está presente en reservas naturales y zonas protegidas, en casos especialmente dolorosos como pueden ser, entre otros, As Fragas do Eume o el Área natural de Chelo.

> Arruina el paisaje. Restringe o anula sus múltiples aportaciones de carácter cultural e idiosincrático al tiempo que reduce el interés del país como territorio digno de admiración, visita y estudio

> Empobrece la biodiversidad, perjudicando la conservación de fauna y flora autóctona (incluso, últimamente, favoreciendo la expansión de especies hostiles como la avispa velutina).  

> Se retroalimenta de los incendios: favorece su proliferación y propagación y se beneficia de ellos por su rapidez de rebrote.

> Ningún país europeo fuera de la península ibérica permite la plantación y crecimiento de eucaliptos.

> Portugal ha paralizado su plantación e iniciado un proceso de retracción.

Todas estas razones aplastantes deberían empujar a cualquier gobierno responsable a lanzar un programa de erradicación del eucalipto y su sustitución por especies autóctonas, árboles frutales, olivos, cereales, hortalizas o pasto para el ganado. Cualquiera de estos cultivos alternativos resultaría holgadamente más productivo para la economía de un país, no solo por la generación de rentas directas a medio plazo sino también por su efecto multiplicador sobre sectores transformadores.

Pero la Xunta de Galicia se empecina en defender el eucalipto. Piensa, seguramente, en los miles de propietarios que no quieren problemas ni novedades, que se conforman con cortar cuando les parece e ingresar en consecuencia. Piensa también en Ence, claro, esa empresa con sede en Madrid que se beneficia de una próxima y abundante materia prima para su factoría en la ría de Pontevedra. Y piensa en ese sector maderero que prefiere producir a partir de un eucalipto fácilmente accesible y no complicarse con importaciones o con trabajar maderas de mayor valor añadido. Piensa en esos agentes afines mientras ignora el bien común y se olvida de las futuras generaciones. @mundiario