Nuevos modelos de gestión eficente para una nueva época en medio de la crisis

Vinos, sentidos y negocios...
Vinos, sentidos y negocios...

Llevamos recorridos más de un lustro de esta nueva e interesante época, caracterizada por la transparencia, la colaboración, los valores, la orientación al valor y la eficiencia en la gestión.

Nuevos modelos de gestión eficente para una nueva época en medio de la crisis

Llevamos recorridos más de un lustro de esta nueva e interesante época, caracterizada por la transparencia, la colaboración, los valores, la orientación al valor y la eficiencia en la gestión.

Han pasado siete años desde la crisis de agosto de 2007, por tanto, llevamos recorridos más de un lustro de esta nueva e interesante época  que estamos viviendo. Época caracterizada, entre otras muchas cuestiones, por la transparencia, la colaboración, los valores, la orientación al valor sostenible y la eficiencia en la gestión. A pesar de que todavía en algunos círculos se sigue hablando de crisis, a estas alturas existe un gran consenso general de cambio de época y una clara necesidad de adaptarse a ella. He de reconocer que me encantan los cambios, es más diría que me apasionan, porque suponen siempre rejuvenecimiento y dinamismo, factores necesarios para seguir evolucionando.

En las distintas etapas que he vivido, desde funcionario a empresario, pasando por director ejecutivo de una gran empresa, siempre he tenido el cambio como una actitud vital. Vinos, sentidos y negocios sintetizan el camino recorrido, el coctel que me ha servido para avanzar y adaptarme, además definen de forma clara como recorrer el que nos falta.

Hay tres factores claves que me han servido de guía y me han dado la energía necesaria para afrontarlos:

> El primero, y más importante, es que siempre he contado con el apoyo de mi compañera Pilar, sin ella nada hubiera sido posible. Tengo que decir que en la decisión más importante de la vida, que es elegir nuestra pareja, he acertado.

> El segundo, mis valores, positividad, empatía, honestidad, compromiso, fidelidad, pasión, confianza, humildad, alegría,… me aportan  el sentido a mi vida y  son algunos de los que conforman la base de mis nuevos proyecto empresariales.

> Y el tercero, llevar como fiel compañero de viaje, el vino. Sé que no es muy ortodoxo decirlo y puede resultar sorprendente, pero así ha sido.

El vino es un ser vivo (nace, crece y muere) que forma parte de nuestra cultura y de nuestras tradiciones. Es un elixir que contiene arte, técnica, naturaleza y creatividad, que hermana, que une, que acompaña, que apasiona, que enaltece, el vino es magia, es pasión.

Forma parte de nuestra exquisita gastronomía, vistiendo una buena mesa y contribuyendo a su harmonía, dado su poder de desinhibición lenta. Ha contribuido y contribuye al cierre de muchos negocios y al establecimiento de muchas y buenas relaciones que han derivado en ellos.

Tengo que resaltar que para que todo esto se produzca es necesario siempre disfrutarlo con los cinco sentidos, abrir nuestra mente a sus placeres para que realmente aporte todo su valor. Apreciar su extraordinario color, sus piernas, su sinfonía aromática, el tacto corpulento, su infinidad de sabores…compartir todas y cada una de las sensaciones que nos provoca, es el respeto que merece este fantástico elixir.

Además de todo esto, bebido con moderación y degustándolo con los sentidos, es anticancerígeno, antioxidante, previene el infarto, en fin, me atrevo a decir que pronto lo veremos en las farmacias, sustituyendo a todos los ansiolíticos, antidepresivos y otros productos farmacéuticos de dudosa efectividad.

Pues bien, tenemos un nuevo y diferente ciclo económico, un gran cambio en los valores, en los paradigmas y en los modelos de gestión de las organizaciones, adaptémonos a él, no le ofrezcamos resistencia, construyamos en él nuestra propuesta de valor.

Con las compañías adecuadas y los valores aprendidos, aportamos a esta nueva época un nuevo modelo de negocio, el ínterim management coeficiente, es decir, equipos formados por profesionales independientes con experiencia en la gestión empresarial que aportan valor sostenible a las organizaciones, con costes eficientes y en un tiempo imprescindible.

En definitiva, una solución eficaz flexible, adecuada y adaptada al nuevo ciclo económico, donde el desarrollo del talento de las personas ocupa un lugar predominante, con el firme propósito de aportar a la sociedad, valor con valores.

Y no se olviden, abran sus sentidos con un buen vino y compártanlo, la aportación de valor estará garantizada.

Nuevos modelos de gestión eficente para una nueva época en medio de la crisis
Comentarios