Nueva etapa de Abanca en Portugal, donde se propone crecer en empresas y banca privada

Oficina de Abanca. / Mundiario
Oficina de Abanca en Lisboa. / Mundiario

La entidad asegura que ha finalizado con éxito la integración de Deutsche Bank PCB Portugal, cuyos clientes ya reciben servicio a través de la plataforma de Abanca, que gestiona en Portugal un negocio de 7.363 millones de euros, más de 82.000 en el conjunto de España y Portugal.

Nueva etapa de Abanca en Portugal, donde se propone crecer en empresas y banca privada

Abanca asegura que ha dado un importante salto en volumen de negocio e implantación en el mercado portugués tras la finalización de la integración de Deutsche Bank PCB Portugal, entidad cuya adquisición se anunció en marzo de 2018. Una vez completado el proceso durante este fin de semana, con total normalidad y sin impacto sobre el servicio a los clientes, el banco abre una nueva etapa en el mercado portugués. Abanca conservará las fortalezas del negocio adquirido, como su posicionamiento y prestigio en el segmento private banking, y potenciará sus capacidades operativas y de negocio en áreas como la banca de empresas, los seguros o la banca digital.

Tras la integración,Abanca gestiona en Portugal un volumen de negocio de 7.363 millones de euros (más de 82.000 en el conjunto de España y Portugal): 4.065 millones de euros en recursos de clientes y 3.298 millones de euros en crédito. Estas cifras sitúan a Abanca como décima entidad financiera del mercado portugués tanto por recursos de clientes como por crédito. Abanca es además la primera entidad en advisory banking. La entidad presta servicio a casi 79.000 clientes (particulares y empresas) a través de una red comercial formada por 70 puntos de venta en las principales localidades y centros económicos de Portugal.

En Portugal Abanca cuenta con un equipo local formado por aproximadamente 500 profesionales experimentados en el segmento de clientes de alto valor. La gestión del negocio y la toma de decisiones se desarrollará desde Portugal a través de una estructura de órganos de gobierno autónoma dentro del grupo Abanca.

Francisco Botas, consejero delegado de Abanca; Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca, y Pedro Pimenta, country head de Abanca en Portugal. / Mundiario

Francisco Botas, consejero delegado de Abanca; Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca, y Pedro Pimenta, country head de Abanca en Portugal. / Mundiario

Todos los clientes portugueses reciben ya servicio desde la plataforma Abanca en condiciones de plena normalidad. La integración, que se ha desarrollado sin impacto para ellos, alcanza al 100% de las aplicaciones, servicios y centros. Mediante la medición de 1.109 parámetros se ha verificado una calidad del 100% en el traspaso de la información. Por parte de Abanca el proceso ha sido ejecutado por un equipo de 430 profesionales, que en conjunto han invertido un total de 290.000 horas de trabajo. Todos los puntos de venta y sedes corporativas muestran ya la marca Abanca, que ha sido implantada en 2.500 soportes corporativos por un equipo de 100 personas durante el fin de semana.

La integración conserva las fortalezas de un negocio diferenciador en el mercado portugués, especialmente en el segmento inversión. Sus principales atributos en este campo son su posición de liderazgo en la comercialización de fondos internacionales (con una cuota de mercado del 35%), la arquitectura abierta con acceso a 856 productos de las principales gestoras y sus acuerdos con entidades de primer nivel mundial.

Gracias a su incorporación al grupo Abanca, los clientes, tanto particulares como empresas, se benefician ya de importantes ventajas, como el impulso a la financiación de sus proyectos, un amplio catálogo de productos financieros y de seguros, nuevas capacidades de operatoria digital, atención por equipos especializados, etc.

Abanca confiere a Portugal especial importancia en sus planes a largo plazo por su papel esencial dentro del mercado ibérico y su interrelación económica con España, así como por su valor en el ámbito de las mejores prácticas en banca privada y su carácter de referencia para el crecimiento en España. La entidad, que dispone de una experiencia previa de 19 años en el mercado portugués, se ha fijado como objetivo para 2021 alcanzar un volumen de negocio de 9.400 millones y posicionarse como uno de los bancos de referencia en el país.

Para ello se apoyará en un modelo innovador y diferencial de éxito probado. Sus características principales son el conocimiento de las necesidades del cliente, la combinación de atención personal y banca a distancia (on-line y telefónica), el servicio a través de unidades especializadas, la sencillez y transparencia en la contratación y gestión de productos y servicios, y la orientación internacional, entre otras. Los públicos a los que Abanca se dirigirá en Portugal son las empresas, en especial las que operan también en España, y los particulares del segmento private banking. @mundiario

Nueva etapa de Abanca en Portugal, donde se propone crecer en empresas y banca privada
Comentarios