Noruega acapara la caballa y perjudica a la flota artesanal española

Caballa. / Mundiario
Caballa. / Mundiario
La caballa es una de las cinco especies objetivo de más de 5.000 barcos del Cantábrico Noroeste que verán reducida sus posibilidades de pesca por culpa de Noruega.
Noruega acapara la caballa y perjudica a la flota artesanal española

Noruega se ha autoadjudicado el derecho -para el país escandinavo inalienable- de incrementar en un 55%  (hasta un total de 298.229 toneladas) la cuota de caballa -también denominada verdel y xarda- que en 2020 fue 191.843 toneladas.

Considerado como un efecto más, dicen que secundario, del Brexit y, por tanto, de la salida del Reino Unido de la UE, esta decisión unilateral ha sido ratificada por el ministro noruego de Comercio, Industria y Pesca, para quien todo se justifica por la no renovación a finales de 2020, del acuerdo entonces vigente entre varios estados costeros del Atlántico Nororiental que vinculaba desde el año 2014 la gestión de esa especie -la caballa- a Noruega, la UE y las islas Feroe. 

Hay que decir que la UE fue pacata, careció de respuesta acorde con su condición de mayor mercado mundial de importación de productos del mar. No tomó medidas, y la caballa se reparte ahora entre Noruega y Feroe y una mínima parte para la UE por cuanto también el Reino Unido -fuera ya del ámbito comunitario- se lleva su cuota parte.

La decisión noruega no sorprende, si se tiene en cuenta lo acontecido el año pasado cuando, también de forma unilateral, Noruega decidía apoderarse de parte de la cuota de bacalao de Spitsbergen (archipiélago de Svalbard) asignada a la Unión Europea.

Mientras tanto, España continúa haciendo frente a las paralizaciones decretadas por la Comisión Europea por haber superado la cuota de pesca de caballa asignada en el caladero nacional Cantábrico Noroeste. La sanción consiste en "devolver" el doble de la cantidad capturada indebidamente entre los años 2011 y 2015. Esto implica recortes en las siguientes cuotas anuales, que todavía se están pagando.

El Total Admisible de Capturas (TAC) para las pesquerías citadas era de 24.604 toneladas y la flota española capturó unas 20.000 toneladas más.

Faltó la armonización entre las comunidades autónomas y la Administración central sobre los controles, además de deficiencias en controles de desembarcos y las declaraciones de los barcos. Todo esto hay que pagar. Todo esto se está pagando, y Noruega y Feroe se llaman Andana. Confirman la unilateralidad y viven, mientras la flota española pena. Pero Noruega incrementa sus exportaciones de productos pesqueros a España. A pesar de las tensiones políticas pesqueras entre la UE y Noruega y la petición de boicot contra el país nórdico por parte de la flota comunitaria,

E, 2020 Noruega exportó 96.135 toneladas de pescado y marisco a España, un 2% más respecto a 2019. En valor, el aumento fue del 5%, hasta 505 millones de euros, y la exportación de salmón creció un 5% (86.100 toneladas). España también incrementó sus compras de bacalao a Noruega en un 19% (1.600 toneladas).

Verdaderamente, para el pobre siempre es noche. @mundiario 

Noruega acapara la caballa y perjudica a la flota artesanal española
Comentarios