Buscar

MUNDIARIO

Los niveles de paro no mejorarán hasta 2023 en toda la Unión Europea

El Banco Central Europeo (BCE) ha publicado unas proyecciones que sirven como primera guía para cuantificar el daño económico provocado por el coronavirus a medio plazo en la eurozona. España e Italia serán los países que sufran una recesión más grave.
Los niveles de paro no mejorarán hasta 2023 en toda la Unión Europea
Christine Lagarde, presidenta del BCE. / TW @Lagarde
Christine Lagarde, presidenta del BCE. / TW @Lagarde

Firma

Redacción

Redacción

Análisis de la Redacción de MUNDIARIO. Síguenos en Twitter @mundiario

España, junto con Italia, es el país de la UE que sufrirá una recesión más grave (-9,4%) y donde aumentarán más el déficit (hasta el 10,1%) y la deuda (hasta el 115,6%). El resultado está lejos de ser una V o U, como se había especulado, incluido la vicepresidenta económica Nadia Calviño: será una recuperación mucho más lenta que la caída del PIB. Como resultado de ello, el empleo no se recuperará a los niveles previos antes de 2023, y los Estados tendrán que afrontar una 'nueva normalidad' en la que la deuda pública reduce el margen para futuras intervenciones.

Para el conjunto del año, el BCE espera una reducción de la riqueza generada en el área monetaria del 8,7%, aunque maneja dos escenarios alternativos en función de la duración del virus y el éxito de las políticas económicas, que sitúan el desplome del PIB en una horquilla entre el 5,9% y el 12%. Todos los agentes económicos asumen una recesión desconocida desde las guerras mundiales.

La proyección del BCE para el conjunto de la Unión Europea apunta a que la base de ocupados descendería un 2,8% este año, para aumentar un 0,4% el próximo y un 1,5% el siguiente. Como resultado, la tasa de paro escalaría desde el 7,6% del último ejercicio hasta el 9,8% en 2020 y el 10,1% en 2021, volviendo después al 9,1%.

La situación del empleo en España está marcada por los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), sin saber cuántos de estos empleados no volverán al trabajo tras el estado de alarma. En mayo, se incorporaron al sistema 187.814 nuevos afiliados, según el Servicio Público de Empleo (SEPE), y 387.815 afiliados que estaban en ERTE se reincorporaron al trabajo. Pero todavía había 760.000 afiliados menos que antes de la crisis del coronavirus y tres millones en situación de ERTE.


Quizá también te interesa:

El BCE aumenta las compras de deuda en 600.000 millones por el coronavirus


Pero volivendo al BCE y tal y como explica Roberto Scholtes Ruiz en Invertia "lo que pretende el BCE es retirar de circulación toda la deuda que se emita en 2020 y 2021 para financiar los inmensos déficits en los que están incurriendo los gobiernos por la caída de la recaudación tributaria y por el aumento del gasto y los subsidios". @mundiario