Buscar

MUNDIARIO

Nissan y los sindicatos sellan un acuerdo sobre el cierre de las plantas de Barcelona

Con el acuerdo, luego de dos meses de intensos conflictos, Nissan se compromete a aplazar el cierre hasta finales de 2021, y a no despedir forzosamente a nadie, aunque aceptarán bajas voluntarias.
Nissan y los sindicatos sellan un acuerdo sobre el cierre de las plantas de Barcelona
Una planta de Nissan. / Mundiario
Una planta de Nissan. / Mundiario

Maira Perozo

Periodista.

Tras un encuentro de más de 25 horas los representantes de la multinacional japonesa Nissan y los sindicatos han alcanzado un pacto para el cierre de las fábricas de Barcelona.

El acuerdo tiene que ser ahora ratificado en una asamblea que se celebrará este jueves. Inicialmente el cierre, anunciado en mayo, afecta a 2.525 trabajadores, no obstante la dirección de Nissan ha aceptado revisar su propuesta después de presentarla como un ultimátum y de que los trabajadores la rechazaran.


Quizá te pueda interesar

La pandemia dispara el oro a un precio histórico sobre los US$ 2.000 por onza


Con el acuerdo, luego de dos meses de intensos conflictos, Nissan se compromete a aplazar el cierre hasta finales de 2021, y a no despedir forzosamente a nadie, aunque aceptarán bajas voluntarias. De la misma manera el pacto ofrece mejoras en las condiciones de las indemnizaciones aunque no hasta el punto que reclamaban los sindicatos, que de paso, se han comprometido a abandonar la huelga que lleva ya 90 días.

Los trabajadores retomarán la actividad para hacer frente a los pedidos que estaban pendientes desde mayo. Estas conversaciones arrancaron en junio tras el anuncio del cierre de las plantas de Nissan en Zona Franca, Montcada i Reixac y Sant Andreu de la Barca, (el centro en El Prat de Llobregat queda finalmente fuera de los cierres) han estado marcadas por posiciones muy enfrentadas hasta el último momento.

El pasado viernes, Nissan dio como plazo máximo hasta el martes para que los trabajadores acogiesen la propuesta y alertó con tirar adelante el expediente de regulación de empleo (ERE) sin acuerdo si no se aceptaba, contemplando la posibilidad de despedir a los más de 2.500 trabajadores con el mínimo que marca la ley.

Ante el rechazo de la plantilla, la empresa se ha visto obligada a reconsiderar su posición. Sin embargo, el martes, con la mediación del departamento de Trabajo de la Generalitat se logró que los sindicatos acordaron aceptar un nuevo diálogo pese al ultimátum de la empresa y pese a que el plazo de consultas para el ERE ya había finalizado.

Respecto al futuro de las fábricas, los dos sectores se comprometen, junto a las administraciones central y autonómica, a buscar alternativas industriales que garanticen durante tres años la ocupación de los trabajadores que opten por recolocarse en las fábricas reindustrializadas. Una mención aparte en el acuerdo establece que si no se cumple esta garantía, los trabajadores recibirán al menos un pago de 25.000 euros. Los trabajadores que opten por la reindustrialización tendrán una indemnización de 50 días por año trabajado sin límite, y una percepción lineal de 750 euros por cada año de antigüedad. @mundiario