Muy interesante para cobrar subvenciones

Barcos de pesca en Galicia. / RTVE
Barcos de pesca en Galicia. / RTVE
Hay pruebas evidentes de la existencia de una especie de cultura de las subvenciones a las que determinados personajes se "apuntan" a la primera de cambio.
Muy interesante para cobrar subvenciones

En la mar, tanto en la pesca experimental como en la acuicultura, hay una larga de lista de "beneficiados" por subvenciones. Entre estos, empresas hispano-noruegas que con sus promesas de creación de puestos de trabajo se lucraron de las ayudas de la Xunta por instalar en determinadas rías jaulas de cría y engorde de salmón noruego, actualmente abandonadas y que nadie retira del mar.

​En Galicia tenemos pruebas evidentes de la existencia de una especie de cultura de las subvenciones a las que determinados personajes se "apuntan" a la primera de cambio.

Una constante desde finales de los años 80

 La cría de ostra francesa en la ría de Ortigueira -rica en ostra autóctona, almeja y longueirón, entre otras especies- acabó por imponerse a la ostra ya existente, de la que la gala fue gran depredadora hasta el punto de hacer desaparecer prácticamente la propia de esta riquísima ría. Las ayudas totales concedidas al experimento por el Ministerio de Agricultura y Pesca, se desconocen. Perdida la producción propia de la ría ortegana, se permitió el marisqueo más o menos controlado a vecinos de la comarca con un bajo rendimiento que muchos achacaron a la presencia en los fangosos arenales existentes en la ría entre Cariño y San Adrián de Veiga, de la denostada ostra francesa.

Lo mismo aconteció posteriormente con la instalación en las rías de Muros-Noia, Ares-Sada y O Barqueiro (además de la citada de Ortigueira) de jaulas flotantes dedicadas a la cría y engorde de salmón noruego. La capacidad instalada permitía, teóricamente, la producción anual de 500 toneladas de salmón trasladado en su etapa alevín desde los mares noruegos.

Problemas fitosanitarios y de plancton

La presencia de problemas parasitarios y microbiológicos provocó el cese de la actividad de la mayor parte de las empresas acuícolas constituidas con capital hispano-noruego y cuantiosas subvenciones de la Xunta, en 1989. Además de esta crisis basada en los citados problemas, se evidenció que la paralización de los trabajos de engorde en las jaulas de salmón tenían como causa común las características ecológicas de la carga de plancton con efectos de mucosidad branquial asociada y el desarrollo de amebas, según informaciones publicadas. La temperatura del agua y, obviamente, el calentamiento global hicieron todo lo demás, dificultando el cultivo y precarizando la rentabilidad de este.

Instalaciones abandonadas

A día de hoy, el cultivo del salmón ha sido abandonado. Y perdidas -como se esperaba- las subvenciones concedidas por la Comunidad Autónoma a los promotores del tal cultivo, se cumplió lo que tantas veces habían diagnosticado los profesionales de la pesca y el marisqueo y las organizaciones ecologistas: los  responsables de las empresas hispano-noruegas se habían beneficiado de las subvenciones económicas y abandonaban los artefactos que solo perjudicaban a las poblaciones de peces y marisco de concha existentes en las más emblemáticas rías gallegas: las jaulas han quedado hundidas o semihundidas en la mar, constituyendo un verdadero peligro para los barcos de pesca de, por ejemplo, la ría de Muros-Noia, donde ya se han producido varios incidentes, la Xunta no da orden a sus funcionarios para la retirada de los artefactos, y en las embarcaciones de esas empresas no se cultiva otra cosa  que los helechos, visibles por ejemplo en el muelle de Muros.

Pescadores y mariscadores de la ría de Muros-Noia, junto con la protesta justificada por las ayudas concedidas a unas empresas que se sabía iban a fracasar en las rías gallegas, exigen a la Xunta que se retiren los artefactos abandonados en la ensenada de san Francisco por constituir un evidente peligro para la navegación.

Producción cero. Puestos de trabajo creados, ninguno

En el año 2008m la Xunta autorizó la instalación en la ría de Arousa de dos jaulas experimentales de engorde de salmón. Estas jaulas fueron trasladadas en 2011 a la ría de Muros-Noia ante la protesta generalizada -y fundamentada- de los pescadores y mariscadores de Ribeira, que rechazaban las jaulas en sus zonas de pesca y marisqueo. En 2013, la concesión experimental en la ría muradana pasó de 3 a 6 jaulas. Las empresas promotoras prometieron la creación de un mínimo de 300 puestos de trabajo. Este compromiso nunca se cumplió. Y las estadísticas de producción barajadas por el Ministerio de Agricultura y Pesca dejaban claro el fracaso anunciado de este cultivo rechazado por los afectados -pescadores y mariscadores- en múltiples reuniones auspiciadas por el Ejecutivo gallego: entre los años 2001 y 2003 se declararon cultivadas 300 toneladas de salmón. En el año 2010, 80 toneladas. En 2011, cero toneladas. En 2012, 80 toneladas. Y en 2o013 y 2014, de nuevo cero toneladas.

Las instalaciones existentes en 1991 para engorde de salmón noruego estaban cerradas en el año 2015. Al decir de los vecinos de las rías afectadas, tales jaulas eran "muy interesantes para percibir subvenciones". Como siempre. @mundiario

Muy interesante para cobrar subvenciones
Comentarios