La caída de las opciones del consumidor han acabado con el Internet abierto

Internet abierto.
Internet Abierto

Los proveedores de banda ancha tienen el poder y la motivación para frenar cualquier competencia que utilice sus redes para llegar a los consumidores.

La caída de las opciones del consumidor han acabado con el Internet abierto

La neutralidad de la red. El debate puede parecer complicado. Pero en su corazón, la cuestión se basa en dos realidades simples: en primer lugar, durante más de una década, el statu quo en los EE.UU. ha sido un Internet abierto que apoya la innovación floreciente entre sitios web, aplicaciones y nuevos servicios digitales. En segundo lugar, los innovadores y los consumidores dependen de unos cuantos grandes proveedores de banda ancha que sirven como guardianes de Internet.

Para garantizar que los consumidores no son bloqueados o manipulados cuando usan sus conexiones de banda ancha y asegurar que la competencia en Internet no es artificial. Las conexiones residenciales de banda ancha son los caminos por los que los consumidores viajan al mundo moderno y por medio de los cuales el contenido y los servicios de Internet llegan a los usuarios residenciales.

Hace un par de años, concretamente en 2015, las cosas cambiaron. Esto es, las prohibiciones de bloqueo, estrangulamiento y priorización pagadas. También se ha propuesto eliminar la regla de conducta general, que protege la competencia.

Desde hace casi 15 años, se ha enfatizado en que se tomarían medidas para proteger el Internet abierto, y se ha hecho. Se ha detenido y disuadido el daño a los consumidores, la competencia y la innovación.

La amenaza para el Internet abierto es real porque la competencia en los mercados de banda ancha es limitada, los hogares se suscriben al tipo de banda ancha que funciona con cables en sus hogares.

Por supuesto, los consumidores sólo pueden elegir entre las redes de banda ancha que llegan a ellos.

En las zonas rurales es mucho peor: más de la mitad no tienen opción de un proveedor de banda ancha de alta velocidad, lo que les condena a velocidades lentas para cualquier servicio que puedan obtener. Incluso cuando hay opciones, los consumidores enfrentan costos significativos en el cambio entre los proveedores de banda ancha. Además, los proveedores de banda ancha tienen la capacidad de dirigir selectivamente a los creadores de contenido, lo que hace más difícil para los consumidores comprender por qué tienen problemas para acceder a determinados contenidos.

Así que está claro que la mayoría de los consumidores dependen de unos pocos jugadores grandes para acceder a Internet. Por lo tanto, la cuestión crítica es si estas empresas tienen el incentivo y la capacidad de dañar a los consumidores y la competencia. Es decir, ¿están motivados para controlar qué tipo de innovaciones llegan a los consumidores? ¿Y tienen las herramientas para hacerlo? Las respuestas son sí y sí.

Los proveedores de banda ancha tienen el poder y la motivación para frenar cualquier competencia que utilice sus redes para llegar a los consumidores. Y sabemos que eliminar la competencia por medio de fusiones, por ejemplo corre el riesgo de que los consumidores paguen precios más altos y reciban productos y servicios de menor calidad. No parece una coincidencia que la llamada nueva Edad de Oro de la televisión haya florecido en un momento en que Amazon, Hulu, Netflix y otros servicios están produciendo espectáculos populares y galardonados en competencia directa con jugadores más establecidos.

Las grandes compañías de banda ancha también proporcionan la programación de vídeo, lo que significa que los ingresos de esas empresas se ven directamente amenazados cuando los consumidores utilizan sus conexiones de banda ancha para acceder a los proveedores de vídeo competidores. El incentivo para que las compañías de banda ancha discriminen a los proveedores de vídeo en línea sólo se fortalecerá a medida que el mercado se vuelva más competitivo, como lo ha hecho recientemente con la llegada de servicios que llevan canales de televisión en vivo al igual que los operadores tradicionales de cable.

internet_open

Economistas llegaron a la conclusión de que el poder de las empresas fusionadas probablemente reduciría la competencia en los mercados de vídeo y banda ancha, dejando a los consumidores con menos opciones, precios más altos y menores calidades.

Los proveedores de banda ancha (incluyendo proveedores de banda ancha móvil) tienen incentivos económicos y capacidad técnica para comprometerse en prácticas que representan una amenaza para la apertura de Internet perjudicando a otras redes Proveedores, proveedores exteriores y usuarios finales.

Los hechos económicos son reveladores, pero eso no es todo. Los consumidores deben poder utilizar sus conexiones de banda ancha para acceder al contenido legal de su elección. Se está reconsiderando si los proveedores de banda ancha deben tener la nueva libertad de bloquear o interferir con la capacidad de los consumidores para expresar sus pensamientos o para escuchar las opiniones que quieren escuchar.

Y eso amenaza el tipo de discurso libre sobre el cual se construyó las sociedades modernas. Pero sin reglas que prohíban el bloqueo, el estrangulamiento y similares, los proveedores de banda ancha tendrían el poder de limitar los contenidos impopulares que fluyen sobre sus redes, en detrimento de los consumidores y la democracia.

Un Internet abierto ha funcionado para Mundo entero, creando un círculo virtuoso de innovación, confianza, adopción e innovación. Ese circulo no debe de romperse nunca.

 

 

La caída de las opciones del consumidor han acabado con el Internet abierto
Comentarios