El misil norcoreano afecta el rendimiento de los bonos del tesoro de EE UU

Federal Reserve Building, Washington,DC
Edificio de la Reserva Federal en Washington DC.

La atención se concentra en las decisiones que adopte la autoridad monetaria, en cuanto a mantener la actual política contractiva y un posible aumento en las tasas de interés, próximamente.

El misil norcoreano afecta el rendimiento de los bonos del tesoro de EE UU

El escenario geopolítico que hoy se concentra en las provocaciones de Corea del Norte, no cambia la preocupación de los operadores de mercado de bonos y divisas. Para ellos, la prioridad sigue siendo la política monetaria estadounidense.

El rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años, cayó ayer en un día de euforia de las bolsas globales, por lo que su tasa volvió a escalar hasta superar el 2,5%, tras los dislates de Kim Jong- Un, mientras que el dólar cayó al nivel más bajo desde enero de 2015. Pero el episodio podría acabar siendo más una distracción para los operadores, por lo que hay que esperar un poco más, el comportamiento de los Trade Data, lo que podría trazar el camino para futuras medidas que adopte la Reserva Federal en relación a política monetaria y tasas de interés, así como la evolución de los mercados financieros en los próximos meses.

Toda la atención está concentrada en lo que haga la Reserva Federal (Fed), y si ésta mantendrá la actual política contractiva. Por otro lado, la fuerza del mercado de trabajo, no ha logrado impulsar la inflación hasta el objetivo propuesto por el mundo político, que significa alcanzar un 2% como tasa de crecimiento. La posibilidad de una nueva alza en las tasas de interés a fin de año, están disminuyendo al día de hoy, a 28%, de un 42% que era el registro que ostentaban hace 2 semanas.

Esa tendencia podría confirmarse, ya que el viernes se publican las nóminas de pago correspondientes al dato de empleo de agosto, los que no incluirán aún el efecto de Harvey, porque la encuesta de población activa se realizó con anterioridad al evento climático. La atención se concentrará en determinar cuánto suben los salarios, porque eso podría indicar la futura tendencia que seguirá la inflación, que sigue baja pese a que el mercado laboral está en una condición de pleno empleo.

La Fed mantuvo los tipos de interés dentro de la banda del 1% al 1,25%, intactos desde junio pasado. El banco central, no obstante, se alista para empezar a desprenderse de los activos que fue adquiriendo durante la crisis financiera, a objeto de sostener la economía y la inflación. El plan consiste en que el proceso de venta de bonos arranque lo más pronto, posiblemente en septiembre.

El banco central acumula actualmente 4,5 billones de dólares en su balance. Su política se orientará a una reducción gradual y programada que llevará varios años. La idea es hacerlo de tal manera que el mercado, no tenga que prestar atención a cada reunión. Janet Yellen, su presidenta, ya explicó que espera una reducción considerable, pero señaló que se ajustará a un nivel más alto que el previo a la crisis.

El otro punto de atención de los inversores se centró en el contenido del informe en cuanto a la inflación, la que aún sigue baja. Este indicador determinará la urgencia y agresividad con la que deberá actuar la Fed de ahora en adelante. Los miembros del banco central contemplan una nueva subida de tipos en lo que queda de 2017 y tres más en 2018. El próximo incremento llegaría hacia final de año.

"Para el caso del mercado de bonos, realmente se trata de delinear las perspectivas de inflación", dijo Kathy Jones, estratega jefe de renta fija de Charles Schwab. Para los rendimientos a 10 años, "hemos estado anticipando durante todo el año, que un rango de 2 a 2,5%, va a ser difícil de bajar, a menos que obtengamos pruebas de un crecimiento más débil y menos inflación de lo que pensamos".

Las oscilaciones de precios del martes, condujeron a una postergación de las tareas impuestas por las necesidades internas del país, situación en la que tuvo mucha injerencia acontecimientos tales como el misil que voló sobre Japón.

Los rendimientos de los bonos del Tesoro a diez años alcanzaron el 2,08%, el nivel más bajo desde el 10 de noviembre, luego se recuperaron a 2,13%. Por su parte, el dólar cayó hasta un 0,9% frente al yen, luego se recuperó para registrar una ganancia moderada.

El misil norcoreano afecta el rendimiento de los bonos del tesoro de EE UU
Comentarios