Nadia Calviño retrasa privatizar Bankia

Nadia Calviño. / Mundiario
Nadia Calviño. / Mundiario

La ministra de Economía y Empresa asegura que el ciclo económico expansivo es un buen momento para realizar reformas estructurales y admite que el Gobierno de Pedro Sánchez sigue de cerca el impacto del final de los vientos de cola, que podrían ser desfavorables para la economía española.

Nadia Calviño retrasa privatizar Bankia

¿Va bien la economía española? No lo suficiente –al menos en la Bolsa– como para privatizar ya Bankia, trámite que la ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, decidió retrasar, según dijo en el Fórum Europa. “No es el momento de plantearse vender (Bankia), con los precios bajos que hay ahora en el mercado. Más que correr hay que recuperar el máximo de dinero para los contribuyentes públicos”, dijo tras asegurar que confía en la gestión profesional que se está llevando en la entidad financiera. Calviño apuntó también que aún hay desequilibrios en la economía española que hay que afrontar, como la “inaceptable” tasa de paro, el “desorbitado” crecimiento de la deuda pública o un déficit público  “estructural”.

Nadia Calviño aseguró que el ciclo económico expansivo es un buen momento para realizar reformas estructurales y admitió que el Gobierno de Pedro Sánchez sigue de cerca el impacto del final de los vientos de cola, que podrían ser desfavorables para la economía española.

La ministra de Economía y Empresa reconoció que hay una “tendencia a la moderación” en el crecimiento de la economía española, aunque aseguró que “no resulta en sí mismo preocupante” y que las bases son “sólidas”. Por ello, pidió “no lanzar un mensaje alarmista” porque “no hay un frenazo” en la economía. En el acto, organizado por Nueva Economía Fórum en Madrid, la responsable de Economía destacó la necesidad de “dejar atrás el cortoplacismo” y “poner las luces largas”, con el objetivo de “hacer compatibles” la responsabilidad fiscal y la cohesión social. 

Nadia Calviño aseguró que “por el momento no hemos cambiado la previsión de crecimiento” del PIB para 2018, que se mantiene en el 2,7%. En todo caso, dijo que “si hay que revisarlo tampoco es un drama”. En todo caso, un cambio sobre la estimación del PIB español “seria sobre la base de un análisis profundo y viendo una tendencia a medio plazo”. También criticó propuestas que pasan por recortar el gasto público y bajar impuestos, ya que es una estrategia a corto plazo que deteriora el Estado del bienestar. En este sentido, defendió que bajar impuestos en la actualidad sería “contrario” a la necesaria disciplina fiscal.

Los impuestos

En materia de impuestos, la ministra expuso que la carga tributaria dependerá del objetivo de déficit. Si es la senda que propone el actual Gobierno será menor que si hay que aplicar el objetivo del anterior Ejecutivo. “Si fuese la del anterior, el aumento impositivo tiene que ser muchísimo más importante” porque España no puede basar su financiación a través de la deuda pública, señaló. Calviño reiteró que “no propugno una bajada de los impuestos”, pues “este tipo de políticas no tendría sentido”. Respecto a la subida del IRPF, dijo “estamos considerando distintas opciones”, pero que en ningún caso se elevaría este impuesto a rentas medias y trabajadoras.

La ministra también aprovechó la jornada para felicitar a “todos” los catalanes por la Diada, y se mostró confiada en que “a partir de ahora con la actitud de dialogo de nuestro Gobierno se pueda empezar a encauzar y normalizar la situación desde el punto de vista político, social y económico”. “Que a Cataluña le vaya bien es bueno para todos”, aseguró Calviño, quien recordó que la región representa el 19% del PIB. Se tratará de “normalizar la situación” para que Cataluña “siga siendo motor del crecimiento económico”, sentenció.

La ley hipotecaria exige una reforma urgente

Por otra parte, la ministra de Economía y Empresa urgió este martes al Congreso de los Diputados a tramitar y aprobar la reforma de la ley hipotecaria para, entre otras cosas, evitar una “multa millonaria” de las autoridades europeas por el retraso de su entrada en vigor. En un acto organizado por Nueva Economía Fórum en Madrid, Nadia Calviño aseguró que le “preocupa el retraso en la tramitación” de esta norma, y recordó que hay una “amenaza” de sanción de 100.000 euros al día por su no entrada en vigor, lo que puede suponer una “multa millonaria”.
 
La titular de Economía dijo que su departamento está “trabajando de forma muy intensa” en que salga adelante esta norma, para señalar que “lamentablemente” la Mesa del Congreso rechaza, de manera  “incomprensible” y “por razones que se me escapan”, que se tramite por vía de urgencia. Que esa norma no entre en vigor tendrá “consecuencias muy negativas” tanto por la multa que supondrá como “desde la perspectiva de la seguridad jurídica”, pues el hecho de que la nueva regulación no se apruebe genera “especulaciones y dudas”.
 
La ley de reforma hipotecaria, que fue planteada por el Gobierno de Mariano Rajoy, tiene dos partes. La primera es la transposición de una directiva europea, a la que se unen una serie de medidas en las que se va más allá de las indicaciones comunitarias. En cuanto a la transposición de la directiva, ésta sólo se aplica a personas físicas particulares, aunque el Gobierno de Rajoy propuso que se extendiera también a aquellas que realizan actividades empresariales, es decir, autónomos. La parte de la ley que se refiere a la trasposición de la directiva recoge tres aspectos: normas de conducta, normas de protección del deudor hipotecario y regulación de los intermediarios financieros. @mundiario

Nadia Calviño retrasa privatizar Bankia
Comentarios