Buscar

MUNDIARIO

Mercosur: la asignatura pendiente de la Unión Europea

La comunidad política ha fracasado en su intento por cerrar este año el acuerdo comercial con el proceso de integración regional que incluye a cuatro países de Latinoamérica.

Mercosur: la asignatura pendiente de la Unión Europea
Banderas de Mercosur y la Unión Europea. Télam
Banderas de Mercosur y la Unión Europea. / Télam

Los acuerdos comerciales con Latinoamérica siguen siendo la asignatura pendiente de la Unión Europea. A la comunidad política no le han salido tan bien los planes pautados y tendrá que esperar hasta el próximo año para cerrar las negociaciones con Mercosur, el proceso de integración regional que incluye a cuatro países: Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

Bruselas insiste en que la meta propuesta está cada día más cerca, pero la realidad es que Europa y el bloque del sur llevan casi dos décadas discutiendo sobre cómo intercambiar bienes y servicios. “Hemos avanzado, pero aún tenemos que hacer inventario. Vemos el final de este proceso”, aseguró con optimismo la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, a mediados de diciembre.

El matrimonio entre Mercosur y la UE reúne todas las condiciones para ser un éxito. O al menos eso es lo que el ala europea ha abanderado. En primer lugar destaca que la asociación sureña jamás ha suscrito un acuerdo comercial con otro socio. Además, que los vínculos culturales entre ambos hemisferios son estrechos y por si fuera poco, que los miembros fundadores de la coalición suman unos 260 millones de consumidores, lo cual convierte al bloque en el quinto mercado más grande del mundo, según datos de la Comisión Europea. Es probable que sea precisamente este último punto el que ha anclado a la UE a una tormentosa y extensa lucha.

Y es que la comunidad política lo tiene claro: inaugurar esos intercambios favorables otorgaría una enorme ventaja a las empresas de la UE, tal como apunta el diario español El País. Sin embargo, las discrepancias parecen haber tenido más peso que las oportunidades.

Por el lado europeo, Francia e Irlanda presionan para limitar la cuota de exportaciones en ternera, un ala bastante competitiva en los países de Mercosur. En el otro extremo, por el lado latinoamericano, las cuotas se centran más en los servicios. “Bruselas está dispuesta a aumentar la cuota de vacuno de Mercosur por encima de las 70.000 toneladas al año que incluyó en su última oferta, pero solo a cambio de lo que más interesa a los países comunitarios: acceso a los servicios y a las contrataciones públicas en Latinoamérica. Hay más de 60.000 compañías que podrían beneficiarse de esa mayor apertura. Y ahí Mercosur tiene dificultades para ceder”, explica El País.

La negociación sigue en el aire y los involucrados continúan insistiendo en que esperan que para el próximo año el acuerdo pueda ser cerrado. El canciller de Paraguay,  Eladio Loizaga, anunció esta semana que alcanzar una alianza entre Mercosur y la Unión Europea será una de las prioridades de su mando pro tempore del bloque regional. @mundiario