Buscar

MUNDIARIO

Menos españoles hipotecaron sus casas en julio y ese mercado cayó un 23%

Ese desplome de los contratos representa un estimado de 13.000 millones de euros en pérdidas para un mercado que abarca hasta el 50% de la rentabilidad de todo el sector financiero español.
Menos españoles hipotecaron sus casas en julio y ese mercado cayó un 23%
Billetes de 100 euros sobre varias monedas de 1 euro / okdiario.es
Billetes de 100 euros sobre varias monedas de 1 euro / okdiario.es

Una clara y marcada tendencia socioeconómica ha resurgido en España con el estancamiento de la economía nacional derivado de la recesión por la pandemia de coronavirus; la caída de las hipotecas. Es evidente que cada vez son menos los españoles que deciden acceder a un crédito grande con sus casas u otros bienes de alto valor como respaldos o colaterales de esas deudas.

Y es que la firma de nuevas hipotecas para la adquisición de una vivienda registró el pasado julio su quinta caída interanual consecutiva, con un descenso del 23%, el segundo más pronunciado desde el inicio de la pandemia, pese a que en ese mes ya no había restricciones de la movilidad en España.


Quizás también te interese:

El Gobierno presenta su última oferta sobre los ERTE y será aprobada este martes


Esto implica que las hipotecas han registrado un importante descenso que podría extraer del mercado un volumen de hasta 100.000 millones de euros, lo que dejaría sin rentabilidad neta a muchos bancos que quedaron con hipotecas estancadas tras el endurecimiento del confinamiento, y ahora, tras el fin del estado de alarma, con la leve recuperación y volátil caída simultánea del consumo, que no termina de recuperarse.

Según los datos publicados este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), “en julio se firmaron 26.014 contratos, un 2,7% menos que el mes anterior, cifras que, en cualquier caso, desde Fotocasa consideran positivas porque indican que hay movimiento en el mercado, pese a que una parte eran operaciones paradas por el confinamiento”.

Por lo tanto, ese desplome de los contratos representa un estimado de 13.000 millones de euros en pérdidas para un mercado que abarca hasta el 50% de la rentabilidad de todo el sector financiero español. @mundiario