Buscar

MUNDIARIO

La más importante revolución energética de las últimas décadas se acerca

La nueva Directiva Europea energética permite que los consumidores de energía puedan también vender energía.

La más importante revolución energética de las últimas décadas se acerca
Páneles de energía solar.
Páneles de energía solar.

Arturo Carrasco

Ingeniero industrial.

Con la nueva Directiva Europea 2019/944 la más importante revolución energética de las últimas décadas se hará efectiva en Europa y en España en los próximos meses. Esta transformación energética nos debería afectar como consumidores en nuestras casas y negocios, permitiéndonos no solo el consumo de energía, sino su venta en condiciones ventajosas, bien directamente a comercializadoras o con tarifa regulada. En este sentido, a día de hoy los autoconsumidores desconocen cuanto será el valor de esta compensación económica por watio vertido a red en el caso de tarifa regulada, no así para los acuerdos con comercializadoras, en este último caso la relación entre consumidor y comercializadora deberá estar sujeta a un acuerdo entre ambas partes tanto si se trata de autoconsumo con excedentes como si se tratara de un autoconsumo sin excedentes colectivos.

Sin duda una preocupación importante desde mi punto de vista, son las mega plantas que se van a construir o se están construyendo en nuestro país y que de algún modo no reflejan el espíritu de la normativa que nos habla de redes distribuidas, de hecho, se trata de pasar de la centralización de la energía a un modelo más distribuido consiguiendo de este modo poder desarrollar redes eléctricas más estables, seguras, económicas y una energía más asequible para todos.

Esta es una buena oportunidad para que las medianas y pequeñas empresas puedan desarrollar un negocio que abarca lo clásico y lo tecnológico. Sin duda todo lo que abarca los recursos energéticos distribuidos (RED) es una oportunidad para que puedan dar un paso adelante en su transformación como empresas tecnológicas. Me refiero a todo el negocio que genera “behind the meter”, como pueden ser almacenamientos, recargas, IoT, con todo lo que conlleva su configuración, instalación y mantenimiento entre otros

Estas pequeñas instalaciones reducen la necesidad de grandes inversiones en grandes infraestructuras y por lo tanto pueden rebajar el coste de nuestras facturas eléctricas a medio plazo.