Buscar

MUNDIARIO

Más de 600.000 trabajadores permanecen afectados por los ERTE

Se produjo una reducción de 2 millones 760.000 empleados que recuperaron sus puestos de trabajo o fueron relocalizados en otras empresas que recibieron el estímulo fiscal del Gobierno.
Más de 600.000 trabajadores permanecen afectados por los ERTE
La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno de España, María Jesús Montero / La Sexta.
La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno de España, María Jesús Montero / La Sexta.

Lo que más caracteriza la crisis económica que atraviesa España actualmente tras el estallido de la pandemia de coronavirus en marzo es la ola de desempleo, que ha mermado la dinámica social y ha inducido un estado de subsistencia en la población, todo esto en detrimento de un consumo que no dará señales de recuperación hasta mediados de 2021 si la recesión logra ser contenida durante el primer trimestre del próximo año.

Y es que unos 620.000 trabajadores siguen en Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), con un ritmo de salida de unos 5.000 al día, según los últimos datos informados este martes por la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero.


Quizás también te interese:

El desempleo subió en los países de la eurozona con la llegada de vacaciones en julio


Esto implica que el Ejecutivo de cubrir la carga fiscal que representa esa amplia masa laboral, cuya proporción de salarios equivale a  un estimado de 651 millones de euros, los cuales son inyectados en forma de subsidios a las empresas por parte del sistema de rescate con liquidez de emergencia aprobada por la Administración de Pedro Sánchez ante la contingencia por la crisis de la Covid-19.

“El dato contrasta con los 3,38 millones de trabajadores que llegaron a estar afectados en el pico más alto de abril”, ha recordado la también ministra de Hacienda, quien ha reconocido que “se ha reducido el ritmo de salida diaria a esos 5.000 trabajadores frente a los 10.000 de meses anteriores”.

Por lo tanto, se produjo una reducción de 2 millones 760.000 empleados que recuperaron sus puestos de trabajo o fueron relocalizados en otras empresas que recibieron el estímulo fiscal del Gobierno y lograron abrirse de nuevo al mercado a medida que la economía se reactivó progresivamente mediante el plan de desescalada.

La importancia de este dato es que se generó una reconstrucción del sistema laboral, lo que reanimó el consumo, aceleró los flujos de rentas y aumentó la liquidez en favor de los flujos de caja de las empresas que pudieron reactivarse para retomar sus pagos de salarios, sus inversiones y su productividad. @mundiario