Más de 300 pesqueros chinos dispuestos para la captura de pota en aguas argentinas

El ARA Bouchard en plena custodia de los pesqueros orientales. / Infobae.
El ARA Bouchard en plena custodia de los pesqueros orientales. / Infobae.
Una inmensa flota de pesqueros chinos se concentra frente a la costa argentina para proceder a la pesca masiva de calamar illex (pota) durante los primeros cinco meses del año.
Más de 300 pesqueros chinos dispuestos para la captura de pota en aguas argentinas

Es la evidencia de una práctica de pesca ilegal que, obviamente, el gobierno chino no condena y contra la que Argentina -su Armada y la Prefectura Naval- se disponen a plantar cara. Son más de 300 barcos de pesca chinos que proceden del Pacífico y fondean en el Atlántico Sur desde el mes de enero  -en realidad desde finales de diciembre- a finales del de mayo.

Se calcula que el "botín" consecuente a este bien estudiado "saqueo" se aproxima a las 100.000 toneladas de las 130.356,4 toneladas que la flota argentina autorizada pesca entre enero y octubre. La exportación del 90% de esta pota genera divisas al sector por valor de unos 230 millones de euros a pesar de que los precios internacionales han caído en el país austral un 23%.

CELOSOS GUARDIANES DE SUS AGUAS EXCLUSIVAS 

Ante la inminente llegada al Atlántico Sur -donde faenan tradicionalmente entre otras flotas barcos españoles, coreanos, japoneses y los propios argentinos- la Armada de este país y su Prefectura Naval patrullan y monitorean el área en el marco de su Zona Económica Exclusiva (ZEE) para identificar una a una la totalidad de las embarcaciones asiáticas con el objetivo de evitar -y en su caso sancionar- que traspasen las 200 millas de soberanía argentina, país que tiene la potestad exclusiva de estas aguas.

El celo de los patrulleros argentinos en el cumplimiento de sus responsabilidades dentro de la ZEE se evidenció en más de una ocasión con respecto a la presencia en la milla 201 de buques españoles (en su gran mayoría de Vigo y Cangas) a los que llegaron a apresar con el uso de aviones y barcos patrulla acusándolos de haber traspasado la línea fronteriza de las 200 millas para pescar en la zona exclusiva el mismo producto: pota. En muy contadas ocasiones los barcos gallegos han sido sancionados dado que casi siempre han podido demostrar con la ayuda de los sistemas de control propios que faenaban al límite de las 200 millas.

DEPREDACIÓN Y GRANDES PÉRDIDAS PARA ARGENTINA        

Pescar en aguas de la milla 201 es considerado de siempre por las autoridades argentinas pura depredación de esa especie de cefalópodo de la que viven muchos de los buques nacionales (la merluza hubbsi, el langostino y el calamar illex son los más importantes objetivos de la flota pesquera austral) y por tanto su captura ilegal  significa una pérdida económica de gran importancia a la que el gobierno argentino quiere poner coto. Para ello disponen ya de un operativo en el que se integran tres patrulleros, dos corbetas de la Armada que fondean en la línea de las 200 millas, y mantienen su presencia allí los patrulleros de la Prefectura y aviones de ambas fuerzas.

Este año se suman el "ARA  Bouchard" y el "ARA Storni", este último recién llegado de Francia. Su objetivo es vigilar que los pesqueros chinos no entren ilegalmente a las zona de las 200 millas y, de entrar, que paguen la multa que se les imponga por quebranto de las normas internacionales.

Además de los buques ya señalados destinados a la vigilancia de las aguas argentinas, se ha dispuesto la entrada en servicio de un buque de la Armada de aquel país especialmente diseñado para patrullar el sector oriental del estrecho de Magallanes (bajo control soberano de Chile) que se dedicará específicamente a controlar a los pesqueros procedentes del Océano Pacífico.

"pescan cuando les da la gana"

Si bien la temporada de pesca de la pota se inicia en el mes de enero y se suspende en mayo (al menos hasta el paralelo 44 y unos meses más al norte de tal límite), el sector pesquero se queja de que las flotas no argentinas "pescan cuando les da la gana". Las autoridades nacionales argentinas se centran ahora en evitar tal depredación y pretenden aplicar con toda la fuerza de la ley la atención que se merece la pesca ilegal.

Se pesca sin licencia e ilegalmente -afirman en la Liga Naval Argentina- dentro de las 200 millas que establece la zona de explotación económica exclusiva. Para ello, las flotas ilegales extranjeras, fondeadas en la milla 201, se sirven de potentes reflectores cuya luz atrae a las potas. @mundiario

    

Más de 300 pesqueros chinos dispuestos para la captura de pota en aguas argentinas
Comentarios