La marca Banco Popular solo vale un euro: el Santander evita su caída

Angel Ron, presidente del Banco Popular.
La marca Banco Popular solo vale un euro, después de que Ángel Ron saliese de la entidad con una jubilación millonaria.

El Banco Santander ha comunicado a la CNMV un hecho relevante que ha provocado la suspensión de la cotización del Banco Popular. El banco de Ana Botín se acaba de hacer con la propiedad del Popular por tan solo un euro, tras una operación de absorción.

La marca Banco Popular solo vale un euro: el Santander evita su caída

Fin del culebrón. El Banco Popular ya tiene dueño. El Banco Santander acaba de comunicar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores un hecho relevante en el que se descubre la operación que estaba fraguando en las últimas horas, mientras todo tipo de especulaciones se cernían sobre la entidad. Y lo ha hecho al precio de un euro. Tras un ultimátum que ha venido impuesto por el FROB europeo, el Banco Popular no ha podido evitar la adquisición de uno de los bancos españoles que ha llegado a ser uno de los más fuertes y con más valor del parqué nacional por un valor simbólico. Un euro. Un precio que indica que la gestión del Banco Popular en los últimos años, con Ángel Ron a la cabeza, ha sido una ruina total. Ángel Ron salió hace tan solo cuatro meses del Banco Popular sin indemnización pero con una pensión de 23 millones de euros.

El comunicado del Banco Santander a las ocho de la mañana de este miércoles confirma "la adquisición del 100% del capital social de Banco Popular Español, S.A. (“Banco Popular”) como resultado de un proceso competitivo de venta organizado en el marco de un esquema de resolución adoptado por la Junta Única de Resolución y ejecutado por el FROB, de conformidad con el Reglamento (UE) 806/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 15 de julio, la Directiva 2014/59/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 15 de mayo de 2014 y la Ley 11/2015, de 18 de junio, de recuperación y resolución de entidades de crédito y empresas de servicios de inversión", explica en una nota oficial remita por el banco comprador.

Aunque ayer por la noche se especulaba que el Banco Santander haría una una ampliación de capital social para adquirir el banco, el banco presidido por Patricia Botín explica cómo se realiza la operación a la Comisión del Mercado de Valores, que acaba de suspender la cotización del Popular en la Bolsa. "Como parte de la ejecución del mencionado dispositivo de resolución se ha producido (i) la amortización íntegra de la totalidad de las acciones de Banco Popular en circulación al cierre de ayer y de las acciones resultantes de la conversión de los instrumentos de capital regulatorio Additional Tier 1 emitidos por Banco Popular y (ii) la conversión de la totalidad de los instrumentos de capital regulatorio Tier 2 emitidos por Banco Popular en acciones de Banco Popular de nueva emisión, todas las cuales han sido adquiridas por Banco Santander por un precio de un euro (€1)", confirma la entidad bancaria.

El Santander, como parte de la operación ha confirmado que hará la ampliación de capital social que era un clamor entre los entresijos financieros durante la tarde del martes. La ampliación será por 7.000 millones de euros. "Asimismo, como parte de la operación, Banco Santander tiene previsto realizar una ampliación de capital de aproximadamente 7.000 millones de euros que cubrirá el capital y las provisiones requeridas para reforzar el balance de Banco Popular", explican. 

Los accionistas del Santander tienen derecho preferente para adquirir acciones durante esta ampliación de capital. "Las actuales acciones de Banco Santander tendrán derecho de suscripción preferente en el aumento de capital. Banco Santander cuenta con compromisos para el aseguramiento por el total del referido importe. Tras estas operaciones, se espera que el impacto en el capital CET1 del Grupo Banco Santander sea neutral", termina el comunicado.

Ángel Ron se fue del banco en febrero con una jubilación de más de 20 millones de euros, mientras el Santander preparó una operación de compra del banco por un euro

El ex presidente del Banco Popular, Ángel Ron, percibió 1,47 millones de euros en el ejercicio 2016 por el desempeño de sus funciones al frente de la entidad según se pudo saber al final del año 2016. Ese mismo importe fue el que cobró también del Banco Popular un año antes, después de quedarse sin retribución variable. Pero Ron se aseguró además con su salida del banco el pasado mes de febrero, el derecho a percibir una pensión de jubilación por 23 millones de euros. Su nuevo presidente, Emilio Saracho, comenzó su gestión este año 2017 con una retribución fija de 1,28 millones y el consejero delegado Pedro Larena con un millón.

Según consta en el informe de remuneraciones remitido por la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Ron abandonó la entidad sin recibir indemnización. De la remuneración correspondiente al ejercicio 2016, el expresidente del banco obtuvo una retribución total fija por valor de 1,35 millones, de los que 1,1 millones corresponden al fijo como consejero y 250.000 euros a la ordinaria fija.

Ron recibió además 120.000 euros en 2016 por su pertenencia al consejo de administración del Popular , sumando así la cantidad total que percibió del banco que arruinó. Así se completaron los 1,47 millones del conjunto del año 2016.

El expresidente se fue del banco asegurándose que dispondría el derecho al cobro de una pensión de jubilación por 23 millones. El banco realizó durante 2016 aportaciones a Ron por valor de 243.000 euros vinculadas a los sistemas de ahorro a largo plazo, por lo que el directivo ya había acumulado 8,57 millones por este concepto. Conforme a los estatutos del banco, Ron tenía derecho al dejar el banco a una pensión por jubilación de 1,1 millones de euros al año vinculada al cumplimiento de un pacto de no competencia poscontractual, es decir, que no puede fichar o trabajar en ninguna otra entidad financiera. El banco tiene que completar las dotaciones registradas por un importe de 15,6 millones en concepto de compromisos por pensiones pendientes de dotar, que se registraron el pasado 20 de febrero, es decir, hace tres meses.

Los accionistas del Popular han perdido en cuestión de horas todo su dinero. Algunos trabajadores de Popular incluso habían comprado acciones a crédito de la entidad en los últimos meses. Las supuestas condiciones ventajosas, al 0% por el préstamo, se han convertido en una ruina para los propios trabajadores que han pedido todo su dinero y ahora se ven envueltos en un préstamo que tienen que devolver a otra entidad, el Banco Santander. La absorción del Santander raerá además otras consecuencias que se verán en los próximos meses. Concentración de entidades, despidos, liquidaciones de personal y jubilaciones forzosas. Todos estos elementos hacen presagiar un panorama complicado en la que habrá numerosas demandas de afectados entre trabajadores y clientes. 

La marca Banco Popular solo vale un euro: el Santander evita su caída
Comentarios