Buscar

MUNDIARIO

Macron avisa al Reino Unido que la UE no renegociará el trato del Brexit

Francia no va por la labor de dar facilidades a Boris Johnson, quien insiste en salir a como de lugar de la UE.
Macron avisa al Reino Unido que la UE no renegociará el trato del Brexit
Emmanuel Macron, presidente de Francia. / Twitter
Emmanuel Macron, presidente de Francia. / Twitter

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

Emmanuel Macron ha avisado al Reino Unido de que ya no hay tiempo para volver a negociar el divorcio de la isla con la Unión Europea, El presidente francés rechazó así la última ocurrencia del primer ministro británico, Boris Johnson, quien insiste en salir a como de lugar de la UE. Lo que sí aceptó fue la propuesta de Angela Merkel, quien propuso un mes para escuchar las alternativas que Johnson ponga sobre la mesa para la salvaguarda irlandesa. Con eso, se mantendría abierta la frontera entre Irlanda del Norte, que divide al Reino Unido con la República de Irlanda, que pertenece a la UE.

“No encontraremos un nuevo acuerdo de retirada en 30 días que sea muy distinto del que existe”, declaró el mandatario francés cuando recibió a Johnson en París. Macron sostiene que la salvaguarda, en inglés llamada backstop, es "una garantía indispensable para preservar la estabilidad de Irlanda y la integridad del mercado único”.

Esta cláusula está planeada para evitar la formación de una nueva frontera, la cual fue suprimida desde 1998 a raíz de los llamados Acuerdos del Viernes Santo. A la vez, mantendría a la república irlandesa en el mercado europeo. Londres, no obstante, considera que con eso se mantendría al Reino Unido como parte de la unión aduanera europea.

La idea de Johnson es establecer controles aduaneros entre las dos Irlandas mediante una nueva tecnología que debería permitir los controles sin imponer una frontera.

“Por supuesto que yo quiero un acuerdo, y podemos alcanzar un acuerdo”, expuso Johnson, justo al lado de Macron en el Palacio del Elíseo. "Y las conversaciones en Berlín con nuestros amigos nos han animado", prosiguió. También repitió que está dispuesto a abandonar la UE con o sin acuerdo. Eso sí, tampoco quiere prolongar la fecha.

Francia debe alistar los muebles en caso de que el Brexit resulte siendo sin acuerdo, pues podría dejar un fuerte impacto al restablecerse los controles aduaneros en la frontera marítima del puerto de Calais y en el Eurotúnel, el cual conecta a Gran Bretaña con el continente pasando debajo del canal de la Mancha, explica El País.

Unido a este Brexit, que en Francia está a punto de darse como hecho irrefutable, y la renegociación del pacto, el cual en París no se tiene como opción viable, Macron propone un "hecho político nuevo" en la isla. Ya sea mediante nuevas elecciones generales o un nuevo referendo sobre el acuerdo actual.

La canciller de Alemania se ha mostrado un poco más campechana en todo este proceso en comparación a Macron. Eso se debe a que el impacto del Brexit duro en la economía exportadora de su país sería muchísimo mayor, aunque también porque alguien tiene que ser el villano risueño de la película.

“En treinta días necesitamos visibilidad”, dijo el jefe de Estado francés. Michael Barnier, negociador en jefe de la UE, y sus pares británicos buscarán una solución "sin cambiar los equilibrios profundos del acuerdo de retirada”.

Este nuevo plazo se puede tomar como una señal de flexibilidad de parte de Macron y Merkel. No obstante, es también un movimiento táctico en el pulso, el cual podría intensificarse a medida que se aproxime la fecha límite, a fin de no tener que llevar la carga de la responsabilidad de este divorcio y que quede en hombros del otro bando.

“En el mes que viene no vamos a encontrar un nuevo acuerdo de retirada que esté lejos de las bases. Si hay cosas que, en el marco de lo negociado por Michel Barnier puedan ser adaptadas y estén conformes con los dos objetivos mencionados, la estabilidad en Irlanda y la integridad del mercado único, deben encontrarse en el mes que viene”, defendió Macron.

“Si no, significa que el problema es más profundo, que es más político, que es un problema político británico", prosiguió. "Y, en este caso, no es la negociación lo que lo arreglará sino que es una decisión que debe tomar el primer ministro británico. No nos corresponde a nosotros”, remató. @mundiario