La llegada de turistas a España se reduce un 1,4% en enero

Turistas en España. / RR SS.
Turistas en Madrid.
El país cerró en 2019 su séptimo récord consecutivo de llegada de turistas, pero con el menor crecimiento de los últimos años, un 1,08%.
La llegada de turistas a España se reduce un 1,4% en enero

Cada vez llegan menos turistas de otros países a España, pero paradójicamente se incrementa el gasto acumulado de un sector de la población turística inserta en el país. Factores como la incertidumbre económica por la ralentización europea y, específicamente, la española, aunado al impacto de la crisis sanitaria mundial por la epidemia de coronavirus en la movilidad humana global, causaron que el flujo de ingreso de turistas extranjeros a España cayera un 1,4% en enero, un mal inicio de año para un sector históricamente acostumbrado a estar abarrotado de demanda.

En el mes de enero, visitaron España 4,1 millones de turistas, un 1,36% menos que en el mismo mes del año anterior, según un informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicado este lunes. Esta cifra, frente a los casi 5 millones de turistas que entraron en el último trimestre de 2019, supone una pérdida considerable de ingresos para el sector por un estimado que podría superar los 100 millones de euros.

Es el segundo mes consecutivo de caída de las llegadas y el sexto dato negativo en los últimos siete meses (solo noviembre registró un número superior respecto a un año antes). De esta forma, se pone en evidencia que la industria turística española se encuentra a las puertas de una recesión si se mantiene la tendencia de caída en la movilidad de turistas de Europa y otros continentes a España. 

Destaca el desplome del 11% en la llegada de británicos, aunque con 718.248 turistas se mantiene como el principal mercado turístico español. También se redujo con fuerza, un 4,6%, la llegada de alemanes. El efecto geopolítico, diplomático y comercial de la salida del Reino Unido de la Unión Europea implica una reducción importante del tamaño de ese mercado, que históricamente ha sido uno de los tres más grandes y de los cinco que más capitales genera y aporta al PIB español. 

Pese a los descensos, el gasto realizado por los turistas alcanzó los 4.779 millones de euros, un 2,1% más, con un fuerte repunte del gasto medio diario, hasta 144 euros, un 4,3% más. Esto se debe a los constantes estímulos fiscales de Bruselas, que incentivan el consumo a partir de las políticas crediticias que aplican los bancos privados con liquidez inyectada desde el Banco Central Europeo (BCE).

España cerró en 2019 su séptimo récord consecutivo de llegada de turistas, pero con el menor crecimiento de los últimos años, un 1,08%, esto en comparación con registros récord que van del 2% al 4% en años anteriores de mayor éxito financiero y menos crisis. 

La ralentización del fenómeno tiene que ver con varios factores, desde meteorológicos a geopolíticos (Brexit) o económicos (parón de la economía alemana, cuya desaceleración ha reducido las visitas de sus ciudadanos a otros países de la UE en calidad de turistas) hasta la recuperación de otros destinos mediterráneos (Turquía, Túnez, Egipto o Grecia) tras años de inestabilidad política en esas naciones. 

Esos destinos absorben turistas de los dos principales mercados de los que se nutre el sector español de turismo, que representa un 13% del PIB. Esos dos mercados: Europa y Medio Oriente, se posicionan como los principales puntos de conexión de España con el flujo del tránsito turístico mundial, o al menos una buena parte de este. @mundiario

La llegada de turistas a España se reduce un 1,4% en enero
Comentarios