Buscar

MUNDIARIO

Lagarde dice que la economía de la eurozona aún necesita “apoyos monetarios y fiscales”

El buró financiero de la Unión Europea tiene previsto aplicar medidas de reconstrucción de la arquitectura económica en el mercado interior europeo, paralizado por la expansión de la pandemia.
Lagarde dice que la economía de la eurozona aún necesita “apoyos monetarios y fiscales”
La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde / publico.es
La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde / publico.es

La zona económica más dinámica de Occidente ahora se enfrenta al enorme reto de reestructurarse y recuperarse del shock causado por la pandemia de Covid-19. Luego de recibir en marzo un importante estímulo de 700.000 millones de euros en liquidez de emergencia, las reservas de capital se han agotado y, ahora más que nunca, se necesita una línea de rescate sólida que pueda complementar al fondo europeo de reconstrucción, aprobado también por 750.000 millones de euros tras días y noches de intensas negociaciones en Bruselas entre los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 países miembros.

Y es que la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, dijo este lunes que la economía de la zona del euro todavía necesita “el apoyo de los estímulos fiscales y monetarios”.

Esto implica que el buró financiero de la Unión Europea tiene previsto aplicar medidas de reconstrucción de la arquitectura económica en el mercado interior europeo, paralizado por la expansión de la pandemia y ahora reducido por la recesión que desencadenó el confinamiento de más de 400 millones de personas en el continente. 

En un discurso en la Asamblea Parlamentaria franco-alemana, Lagarde recordó que "si miramos a los últimos seis meses, el BCE no ha sido la única alternativa".

Por lo tanto, la posición de la máxima autoridad monetaria de la región, que controla el vasto monopolio de la circulación de euros en el viejo continente y en los mercados emergentes del resto del mundo que hacen transacciones con la poderosa divisa europea, se basa en la cooperación multilateral para que los Gobiernos europeos, en especial los de las potencias que lideran el bloque -Alemania, Francia, España, Italia, Portugal, Países Bajos y Bélgica- activen políticas de estímulo en créditos y subsidios para ayudar a sus poblaciones y a sus empresas a regenerar la actividad económica como complemento al arsenal financiero que desplegará en los próximos meses el Banco Central Europeo.

Así, se cerrará un agitado año en el que no termina el reto de reconstruir la inserción de la UE en la globalización económica, pues en 2021 empezará la tercera década del siglo XXI y Europa quiere estar presente con más fuerza en el nuevo mundo que emergerá de la pandemia rumbo a la tan ansiada era post-pandemia. @mundiario