Buscar

MUNDIARIO

La CEOE recorta su proyección de crecimiento del PIB a 1,5% para 2020

La economía española está en un proceso de desaceleración que, según el Gobierno, será más moderado en 2021, aunque la incertidumbre persiste continuamente. 
La CEOE recorta su proyección de crecimiento del PIB a 1,5% para 2020
El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi.
El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi.

Firma

Ricardo Serrano

Ricardo Serrano

El autor, RICARDO SERRANO, colaborador de MUNDIARIO, es un periodista venezolano especializado en política y economía con experiencia en diversos periódicos de Venezuela y un portal web de Argentina. @mundiario

Las previsiones para la economía española en 2020 son positivas, aunque no se posicionan con el mismo auge que se tenía estimado a finales de 2019. Y es que la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) ha rebajado una décima su previsión de crecimiento económico para este año, hasta el 1,5 %, frente al 1,6 % que espera el Gobierno, mientras que para 2021 la ha situado en el 1,4 % -1,5 % el Gobierno-, según figura en su último informe de previsiones de la economía española.

Es decir, el producto interno bruto (PIB), el valor total de la economía nacional por generación de renta en patrimonio y renta per cápita, caerá levemente un 0,1%, aunque esa cifra no representa motivos de preocupación para un Gobierno que busca llegar a un consenso político en la coalición de izquierdas del Ejecutivo con el objetivo de aplicar medidas de estímulo fiscal que le den mayor velocidad a la actividad económica.

La patronal señala que se trata de las tasas más bajas desde 2014, año en el que se inició la recuperación, lo que se explica por el proceso de desaceleración en el que se encuentra inmersa la economía española, que prevé se prolongue en 2021 aunque a un ritmo más moderado. El problema que enfrenta el Gobierno radica en que, a pesar de que en Bruselas siguen muy de cerca la evolución de España, hace falta una considerable inyección fiscal y mayor captación de inversiones internas para reanimar un mercado que está contraído, lo cual generaría más empleos y le daría más margen de acción al Ejecutivo para incrementar los salarios.

Otra de las urgencias que demandan los españoles es una serie de ajustes en la administración público, así como en los presupuestos, esto a fin de evitar que el gasto público se le salga de las manos a la administración de Pedro Sánchez.

Es así pues que España enfrenta un 2020 lleno de incertidumbre económica, pero con la ventaja de que aún está a tiempo de aplicar medidas de contención fiscal macro a partir del Banco Central Europeo, así como a nivel interno mediante la captación de mercado para bajar la tasa de paro e insertar en el mercado laboral a los sectores sociales más deprimidos. @mundiario