Buscar

MUNDIARIO

La justicia española dice que no hay abuso en el IRPH, el impuesto a las hipotecas

Se trata de una medida que deja sin posibilidades a los usuarios de apelar a algún mecanismo de negociación de las tasas de interés en hipotecas extremadamente sobrevaloradas.
La justicia española dice que no hay abuso en el IRPH, el impuesto a las hipotecas
Sede del Tribunal Supremo de España / RT.
Sede del Tribunal Supremo de España / RT.

Los préstamos hipotecarios ahora tienen el respaldo jurídico de la máxima instancia judicial de España. Ya no hay límites para la tipificación de las hipotecas, lo cual podría generar una alteración en el esquema de créditos del sistema bancario a quienes coloquen sus viviendas como colaterales o garantías de pago.

Y es que el Tribunal Supremo ha descartado que las cuatro hipotecas estipuladas en el Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios (IRPH), que ha analizado este miércoles, sean abusivas a pesar de detectar que hubo “falta de transparencia en la contratación, cuando el banco no informó de la evolución del índice en los dos años anteriores”.


Quizás también te interese:

Podemos avisa de que el acuerdo de los Presupuestos está estancado en la subida del IRPF


Esto implica que la clasificación de las autoridades reguladoras de los bancos y de las redes bancarias mismas sobre los tipos de hipotecas no tienen ningún viso de ilegalidad de acuerdo al monto de cada préstamo, lo que podría generar un clima de confianza financiera entre los prestatarios y los acreedores, logrando así que un caudal de capitales sea atraído por la banca privada española para inyectar más liquidez en inversiones dentro del mercado hipotecario e inmobiliario, aunque eso sería contraproducente en un año de aguda recesión como el que actualmente vive España por la pandemia de coronavirus. 

Aunque de momento el alto tribunal sólo ha adelantado el fallo, la decisión no ha caído bien a los consumidores, quienes han recibido la noticia como "un salomónico jarro de agua fría", aunque no pierden la esperanza, según analistas.

Por lo tanto, se trata de una medida que deja sin posibilidades a los usuarios de apelar a algún mecanismo de negociación de las tasas de interés en hipotecas extremadamente sobrevaloradas, un punto en contra de la sociedad consumidora y uno a favor de las élites financieras españolas. @mundiario