Buscar

MUNDIARIO

Jubilaciones anticipadas con largas carreras, una situación intrínsecamente injusta

En España, la jubilación anticipada está penalizada según su tiempo de adelanto sobre la ordinaria, incluso en los casos en que concurren largas carreras de cotización. No motiva a cotizar muchos años.

Jubilaciones anticipadas con largas carreras, una situación intrínsecamente injusta
Comparecencia de Escrivá en el Pacto de Toledo.
Comparecencia de Escrivá en el Pacto de Toledo.

“Una situación intrínsecamente injusta” ¿les suena esta frase? Seguramente no, a no ser que sean seguidores de la asociación ASJUBI40, o que hayan estado al tanto de la comparecencia del Ministro señor Escrivá ante la Comisión del Pacto de Toledo, el pasado jueves día 5 de marzo. Actualmente existe un fuerte agravio comparativo al resultar que el mayor esfuerzo de cotización que suponen las largas carreras de cotización no se ve recompensado a la hora de la jubilación, sino que, muy al contrario, éstas largas carreras son penalizadas aplicando elevados coeficientes que, desde hace muchos años, están suponiendo una discriminación muy injusta, y un gran perjuicio de por vida, para los jubilados anticipados; una especie de cadena perpetua.

La asociación “Jubilación anticipada sin penalizar” (ASJUBI40) defiende que se eliminen los coeficientes reductores que se aplican a todas las jubilaciones anticipadas, en los casos en que concurran cotizaciones de 40 o más años. Inició su andadura en 2016 cuando su fundador abrió en la plataforma change.org una recogida de firmas con el objetivo de entregarlas en el Congreso para visibilizar esta problemática y pedir su solución. Posteriormente a la entrega de unas 400.000 firmas, dedicó sus esfuerzos a una actividad creciente de gestiones ante los diferentes partidos políticos y sindicatos, en toda España, tendentes a recabar apoyos, y a impulsar la realización y presentación de Proposiciones No de Ley (PNLs) en los parlamentos autonómicos y en el Congreso y Senado, de forma que en 2019 se habían aprobado en 11 comunidades autónomas, que suponen más del 70% de la población española, otras tantas PNLs instando al Gobierno existente en cada momento a tomar medidas para solucionar esta situación. Además, en 2018 fueron aprobadas dos Proposiciones no de Ley en las Comisiones de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social del Congreso y del Senado.

A pesar de todo ello, y de las manifestaciones de apoyo de los partidos políticos y sindicatos, hasta hace poco no se habían obtenido unos resultados tan amplios, políticamente hablando, como los que han ocurrido a raíz de la comparecencia ante la Comisión del Pacto de Toledo del ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, quien ofreció información y propuestas desde una óptica global para el futuro del Sistema Público de Pensiones, que calificó de “solvente”. Pero además, se produjo un hecho que muchos han considerado como único, y desde luego, nada habitual, que consistió en que la mayoría de los grupos parlamentarios mencionaron a la asociación ASJUBI40, y su reivindicación, intentando recabar la opinión del ministro al respecto.

Vean algunas de las frases que, en su respuesta final a los grupos, manifestó el ministro:

> “… invito a los grupos a buscar el punto de consenso sobre este tema…”

> “…hemos identificado, entre todos, un problema, un problema claro, un problema de una situación intrínsecamente injusta, yo creo que me ha parecido oírlo casi en todos los grupos…”

> “… lo que nosotros podemos hacer es ayudarles a que veamos la dimensión del problema, con información, con datos que tenemos en la Seguridad Social…”

Por primera vez los grupos parlamentarios se pronunciaban de forma muy mayoritaria, pública y en el mismo acto, sobre la injusticia de las penalizaciones a las jubilaciones anticipadas de personas con largas carreras de cotización, y también por primera vez un ministro califica públicamente esta situación y lo hace en estos términos. ¡Fabuloso!

¿Y ahora qué? Recuerdan la famosa frase que pronunció Winston Churchill en 1942: “Este no es el final, no es ni siquiera el principio del final. Puede ser, más bien, el final del principio.” Acomodándola a este caso en el momento actual, quizás podría decirse que este no es el final, pero sí que puede ser el principio del final.

No se entiende, ni parece lógico, que por un lado se estén alentando las largas carreras, proponiendo edades de jubilación cada vez más altas como parte de la solución a la sostenibilidad del sistema público de pensiones, y por otro se esté penalizando a los que contando ya con ellas y superando con creces los periodos exigidos para percibir la pensión íntegra, se han visto perjudicados sobremanera con la crisis económica y las incongruencias del mercado laboral, llevándoles, de una u otra forma, a un anticipo de su jubilación. @mundiario