Buscar

MUNDIARIO

Jeroen Dijsselbloem vuelve a pasar de disculpas y asegura que no renunciará

El jefe del Eurogrupo vuelve a voltear la mirada pese a que Lisboa le ha exigido cuando menos una disculpa y una explicación más contundente.

Jeroen Dijsselbloem vuelve a pasar de disculpas y asegura que no renunciará
Jeroen Dijsselbloem. / RR SS
Jeroen Dijsselbloem. / RR SS

Jeroen Dijsselbloem ha vuelto a desentenderse de las voces que exigen su renuncia al frente del Eurogrupo tras sus polémicas y ya famosas declaraciones de que los países de Europa del Sur se gastan los recursos económicos y alcohol y mujeres para luego ir a su despacho a pedir rescates económicos. España ha exigido una justificación, en tanto Italia y Portugal arremetieron en su contra hace apenas unos días. Y Dijsselbloem no está dispuesto a ceder ni mucho menos renunciar pese a que la marea se agita con cada queja. Este viernes se reunió con ministros de la eurozona y volvió a dar una tímida y escueta disculpa a los presentes, de los que nadie abrió fuego en su contra. El neerlandés cree que los jefes de Finanzas están a gusto "con las explicaciones" que les ha dado y ha reiterado que seguirá en su despacho sí o sí.

El único que la ha pellizcado su gesto de autoconfidencia fue Ricardo Mourinho Felix, secretario Estado adjunto de Finanzas de Portugal -quien por cierto es primo de José Mourinho, el entrenador de fútbol-, quien demandó una disculpa de parte del neerlandés previo a la reunión con los ministros. "Quiero decirle que fue profundamente chocante aquello que dijo de los países que fueron rescatados", espetó Mourinho ante los medios de comunicación. Posteriormente le exigió una disculpa para funcionarios y prensa. Pero al jefe del Eurogrupo le pareció chocante el proceder del ministro, uno de los más ensimismados en exigir su renunciar. "No voy a pedir disculpas", zanjó.

Ningún ministro ha tomado la palabra después de las explicaciones, nadie ha pedido mi dimisión, así que interpreto que dan por buenas mis palabras

Prometió que diría "alguna cosa" respecto al tema y nada más. Y lo hizo, de hecho. "Lamento la elección de esas palabras -las burlas sobre el dinero gastado en mujeres y alcohol- y que hayan causado daño". Posteriormente, ha dicho que los miembros del Eurogrupo deben ser solidarios entre sí, pero también es importante cumplir "las reglas". "Ningún ministro ha tomado la palabra después de las explicaciones, nadie ha pedido mi dimisión, así que interpreto que dan por buenas mis palabras", aseguró. "Voy a seguir como presidente del Eurogrupo mientras siga siendo ministro".

Y todo esto llega justo cuando su partido intenta formar Gobierno en La Haya tras su estrepitosa caída en las últimas elecciones. Dijsselbloem no sabe "si llegará antes el final de mi mandato (enero del año entrante) o mi trabajo como ministro", dejando así un aliciente para quienes quieren ver su cabeza rodar. Los funcionarios guardan votos de silencio. E incluso le ha salido un defensor: Euclides Tsakalotos, ministro de Finanzas de Grecia, quien aseguró que las palabras del holandés son "una disculpa honesta" y ha evitado mojarse más respecto a un tema que gira alrededor de un hombre que tiene en su despacho el futuro de su país.